El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

lunes,6 abril 2015           

Casi

En pleno dolor de oídos, mientras se abrían las puertas de aquel ascensor, yo estaba ya totalmente convencido de que había conseguido el trabajo. Bajaba de la cuarta y última entrevista de la planta treinta y siete de uno de los nuevos rascacielos más emblemáticos de Tokio, justo justo treinta y seis pisos por encima de donde celebré mi boda con Chiaki, dato que no viene al caso, pero que yo no dejaba de creer que tenía algo que ver con destinos, karmas y cuentos del estilo.

Bromeé para mis adentros con la idea de que saludaría al guardia de seguridad todos los días al entrar y que quizás le preguntaría por los exámenes de la universidad de su hijo o algo así, rollo película americana. Vamos, que me veía ya en faena y me estaba gustando la idea de acostumbrarme a aquello, sobretodo si aceptaban el sueldo que les pedí… todo iba a cambiar. Todo iba a cambiar pero mucho: el dinero no da la felicidad, me considero un ejemplo andante de ello, pero no te creas que no iba a mejorar la cosa ni nada con casi el doble del sueldo. La de pieles que tenía ya apalabradas y todavía no le había visto al oso el flequillo ni de pasada.

Eché el curriculum por echar. Mirando atrás, la gran mayoría de cambios drásticos de mi vida empezaron así: por probar, como por probar empecé a hacer Karate o me cogieron para venir a Tokio después de aquella entrevista en Vitoria a la que fui más por darme un paseo con mi amigo Dani con el coche de mis padres que otro poco.

Y me llamaron y allí me planté sin esperanza alguna. Fui por ir, siguiendo con el concepto. Tampoco llevé traje. Me niego a llevar traje a las entrevistas ya, me parece absurdo. Tampoco voy hecho un Adán, que me meto la camisa por dentro y hasta llevo zapatos, pero de farsas está uno sobreactuado desde hace muchas escenas. Bastante con que finjo saber mucho más japonés del que sé. Aunque doy el pego porque ya les tengo calados y sé interpretar la farándula como nadie: ni sé los “hais” que llegaré a decir sin tener ni idea de a qué estoy asistiendo, la clave está en no sobreexplicarse demasiado porque el asunto en idioma ajeno se lía y no se sale de ahí ni con calzador. Ser conciso, contar bien lo que se sabe bien y negar directamente lo que no sin excusas. Si la frase acaba en ne y no es una pregunta, asiente. Si es una pregunta y no la entiendes, dilo y te la repetirán sin tanto gozaimasu de por medio.

El caso es que fue bien. Por alguna razón y salvo dos excepciones que no olvido, suelo caer bien en las entrevistas aquí consiga o no el trabajo. Mi curriculum es original, tiene un diseño cuanto menos curioso, cuento cosas de manera desenfadada al más puro estilo Toscano: trato de ser diferente para bien o para mal y al final siempre suele haber un rato para hablar de mi hijo Kota, del libro aquel que escribí o de Karate. Si una empresa desecha mi curriculum por el tono o por la forma, entonces es que no me interesa a mi tampoco estar ahí.

Quizás estoy totalmente engañado conmigo mismo, pero a aquellos dos chavales les debí caer bien porque me llamaron para una segunda entrevista en el mismo piso 37 del mismo rascacielos.

Ahí es cuando vi que igual es que si que había alguna oportunidad: lo que yo hago ahora es justo lo que pedían ellos y quitando algún punto del que no había ni oído hablar, estoy convencido de que sabría hacer el trabajo en condiciones en poco tiempo y que sabría convencerles a ellos. Me ilusioné. Me ilusioné y decidí coger su página web y hacer una versión propia: le añadí movimiento aquí y allá, adapté el diseño y con una url apuntada en los márgenes de la primera hoja de la copia del curriculum que llevo siempre a las entrevistas, me presenté a aquella segunda pantomima.

Hablamos más o menos de lo mismo, me contaron algo más de la estructura de su equipo y yo les conté un poco más de un par de proyectos que les interesaban por este o aquel motivo. En el momento oportuno apoyé mi idea de que hoy en día a ciertos niveles es más decisivo el interface de una web que como esté hecha por detrás, que el mundo del diseño gráfico, de las interfaces de usuario va al triple de velocidad que el de los lenguajes de servidor, que aparecen tres frameworks javascript por cada nueva versión de Java o Rails, por ejemplo. Decía que apoyé mi idea con la web que les hice y parece que les gustó, incluso llamaron a dos de su equipo para que lo viesen. Dejé que la toqueteasen hasta que descubrieron todos los pequeños detalles que decidí poner en práctica dos horas al día durante la semana que tuve de tiempo entre entrevistas sacrificando los libros de japonés en el Doutor de enfrente.

El dolor de oídos era una constante siempre al salir de aquel endiabladamente rápido ascensor, aunque ese día el guardia era otro… me aprendería encantado los nombres de sus hijos también.

Me mandaron un mensaje al día siguiente donde me decían que fuese ese mismo día, que como “Diaz-san es el tipo de persona que hace todo rápido y con iniciativa, habríamos pensado que quizás podría venir hoy mismo”. Ya me veía en el Uniqlo de al lado de mi trabajo comprándome un pantalón y una camisa, cambiándome en el baño y tirando para allá como ya hice otra vez antes, pero resultó que tenía otro compromiso que no pude cancelar y quedé al día siguiente. Aquel mensaje tenía una pinta increíble, el sueño se acabó de desatar, a no ser que me sacase tres mocos delante del entrevistador o me diese por guiñar el ojo moviendo la cabeza a los lados impulsivamente, aquello parecía estar hecho. La empresa además era una de tantas startups que habían tenido mucho éxito y que estaba creciendo a más ritmo del que personas conseguían reclutar. Todavía no estaba tan asentada como para tener un estúpido y tedioso proceso de selección basado en tests online y absurdas preguntas totalmente irrelevantes para el trabajo como algoritmos de búsqueda, complejidades O(n) y árboles binarios.

En aquella tercera ocasión llevé una lista de puntos que mejoraría de su aplicación de iOS y como el entrevistador era distinto, también hubo un rato para hablar de la versión de su web que hice la semana anterior. Resultó ser el jefe de la empresa que interpretó a la perfección su papel con un tono serio y poco margen del que salirse del guión, pero no me dejó salir sin que hablásemos ya de dinero y de cuando podría empezar a tener dolor de oídos un par de veces al día.

La última entrevista fue con el jefe de equipo: un tipo afable que me trataba como si ya estuviese dentro contándome cosas como que tenía parking para la bici, que podría elegir si quería sentarme en una bola de pilates de esas en vez de una silla y que el café era gratis, pero que si no me gustaba, había una máquina de bebidas que funcionaba sin dinero al final del pasillo. Recuerdo que mencionó algo de que aprendería castellano y todo.

Aquello estaba más hecho que nunca. Vamos, no me jodas.

Por eso me quedé sin habla cuando recibí el email, sin ninguna explicación, de que gracias por intentarlo pero no. El email decía en dos frases en keigo que me pinchaban el globo, que me rompían la guitarra, que aquello no iba a más, que ahí te las compongas con tus ilusiones y sueños.

Juro que pensaba que estaba ya dentro, que tenía ya muchos planes pensados demasiado al milímetro, que estaba ya sintiendo como mi vida daba un vuelco de nuevo, que me veía ya en mi último día antes de jubilarme llevándome la caja de cartón con las fotos de Chiaki, Kota y sus dos o tres hermanos de aquel piso treinta y siete desde el que se veía, como el que no quiere la cosa, la Tokyo Tower desde arriba, el monte Fuji y la Sky Tree en el otro lado del mismo inmenso ventanal.

Dos semanas después, totalmente resignado, les volví a escribir porque me podía la curiosidad: necesitaba saber la razón. “Pides mucho dinero”, me dijeron. Sabía que era mucho pero aún así seguía siendo bastante menos del máximo que ponían en su oferta y pensé que siempre habría tiempo para negociar. Pero fue decisivo y no pareció gustarles, no supe valorar la importancia que aquella cifra dicha prácticamente al azar iba a tener a la hora de inclinar la balanza que no dejó de asomarse a mi vera en todo momento.

Quemé mi último cartucho escribiéndoles que siempre podríamos llegar a un acuerdo, que si ellos estaban interesados en mi, podríamos hablar del asunto porque a mi me interesaba mucho su empresa y cuatro o cinco puntos más con el mismo aire, tufo diría ahora, a desesperación.

“El puesto está ya cubierto” me contestaron. Comprobé que era mentira, desinstalé su aplicación del iPhone, abrí la web de empleo y eché siete curriculums más en siete empresas distintas.

Así a lo despecho.

Mecagüen la puta, qué cerca estuve.

«« Entre susurros Bambino y la danza de la caza »»


48 Ikucomentarios
¡¡¡Gustico blogueril!!!

  1. Nacho dice:

    Cero que lo expresas perfectamente. Lo peor es que te ponen el caramelo en la boca, un caramelo que no esperabas, y al final llega el chasco.
    Pero bueno, como tengo la teoría de que en la vida las cosas pasan por algo, pues a seguir intentándolo. Será que no tenía que ser…

  2. susej dice:

    Dios, qué cierto es. La sensación del voy a probar por ver como es. Y entonces te cae bien quien te entrevista, y así te haces ilusión. Y luego…
    Bueno, no sé qué decirte, que me sale un “mierda”

  3. RIKARDO dice:

    Aúpa Oskar!
    Mecaguenla… estuvo cerca. Hay que ver como nos mantienes en vilo, eres un as del suspense, ja.
    Lo importante es que estas en el “sorteo” y de todo se aprende, la próxima te lo ganas de fijo. Un saludo majete! Y Kota no puede estar mas salao. :ikukin: :desquiciao:

  4. Miguel dice:

    Pienso como Nacho un poquito más arriba, las cosas pasan por algo y fijo que aunque el puesto no sea tuyo igual es por que algo mejor esta a la vuelta de la esquina.
    Muchos ánimos.

  5. Kito28 dice:

    Joder!!! Suena a excusa educada. Si no hubiese otro motivo te hubiesen hecho una contraoferta. No te digo ánimo porque de eso tienes para repartir a las orillas del cruce de Shibuya las 24 horas del día los 367 días del año (así con uno de propina, sí). De todas formas qué merito tienes al recorrer todo ese proceso de selección con iniciativas nuevas a cada entrevista. :ungusto: Y a por el siguiente “Por probar” que te aguarda en cualquier vuelta de esquina.

    • Tío Tosca dice:

      Si, yo creo que algo más por ahí hubo… no sé yo… igual también es algo cultural y el tema del dinero fue ofensivo o algo así…

      Por probar seguimos probando y viviendo!

  6. cristomc dice:

    Pues vaya mala pata… Bueno, animo que seguro que sale algo mejor!!

  7. Sokaku dice:

    A otra cosa mariposerrrrr!!! Ya saldrá otra cosica molona. ;) :nunchakero:

  8. Rhyuoki dice:

    Es una pena pero bueno el destino te ha llevado a cosas buenas así que quizás es mejor que no hayas entrado.. Quien sabe. Además en tu actual empresa estás bien lo malo es el sueldo… Igual de aquí a un tiempo puedas pedir un augmento. En fin que la vida da muchas vueltas así que ya se verá.

    • Tío Tosca dice:

      Jajaja, si no sabes lo que cobro!! xDD
      Pero es verdad, aquí estoy bien y el sueldo no es malo de ninguna de las maneras, pero el salto a la otra habría sido chico…

      • Rhyuoki dice:

        Coñe me refiero a que el sueldo te tira a buscar empresa! No que sea malo ( fijo que ya me gustaría a mí cobrar eso!) , si no que te viene bien un tanto más. Lo raro es que una subida consconsiderable de sueldo no acarre consecuencias en el tema horario, viajes, etc… Vamos que de normal sacrificas una cosa por otra.

  9. Josune dice:

    Pues vaya! Cualquiera hubiera pensado que estabas dentro. Además si ponen un tope de dinero y tu no habías llegado, para que lo ponen tan alto si luego van a decir que es mucho? No lo entiendo…
    Aún y todo ánimo que algo mejor aparecerá para que Kota tenga esos 2 o 3 hermanos qu le quieres dar.

    • Tío Tosca dice:

      Yo tenía ya el sitio elegido y todo!! fue raro raro… yo creo que hubo algo más y que fue una excusa…

  10. Nuria dice:

    Aunque quede un mal sabor de boca quédate con que te tiraste a la piscina, cómo sólo los valientes lo hacen. Y lo volverás a hacer y, al final, te saldrá una pirueta perfecta. Verás. Hideo llevaba desde otoño como tú y tuvo también una decepción, pero sirvió para que, justo la semana pasada, firmara el contrato en una nueva empresa, en un alto cargo. Ánimo !!!!

    .

  11. Palcraft dice:

    Me ha pasado lo mismo varias veces, pero nunca lo podría haber expresado tan bien como lo has hecho tu en este post :cry: Llevo varios dias en Tokio “explorando el terreno”, y muy probablemente el año que viene intente encontrar trabajo aquí. Espero tener la misma fuerza que tu.

    Saludos.

    • Tío Tosca dice:

      Pues mucha suerte!!!!
      Yo es la segunda vez que he tenido la miel en los labios y por razones que no llego a conocer, se tuerce todo. La otra vez fue peor todavía…

      Algo saldrá!!

  12. Víctor dice:

    Juer últimamente el “casi” me persigue (historias mías que no vienen al caso), tú no te desanimes y sigue así que el trabajo de tu vida llegará, a menos que dejes de buscarlo ;) un abrazo y a seguir en la lucha!!

    • Tío Tosca dice:

      Mola que haya “casis” y no “y-sis”, eso significa que se intenta, mecagüen la madre que parió a Peneke!
      :peneke:

      Algo saldrá!! suerte para ti también!!

      • susejin dice:

        Ahí le has dado!!! Mil veces mejor un “casi” que no un “y-si”
        Que de los casis al final siempre sale algo :)

  13. Battosai dice:

    Mas suerte la proxima vez.
    Pero alguna otra cosa habria por ahi que no les gusto, si simplemente es lo del dinero hubiesen intentado negociar. Ademas si estabas por debajo del maximo que marcaba la oferta todavia me rechina mas. Algo raro habia ahi dentro…

    • Tío Tosca dice:

      Eso pensaba yo, por eso pedí bastante más de lo que pensaba… el máximo de la oferta era bastante más… tampoco lo entiendo, macho!

  14. Nacho dice:

    Yo estoy en algo parecido, buscando curro por aquí, y un poco con el mismo dilema. Encuentras una empresa que te gusta, a ellos les gustas tú, pones un precio acorde al mercado y dentro de lo que ofrecen… y no sabes qué va a pasar.
    Personalmente no lo entiendo. Si les gustas tanto, deberían ofrecer un sueldo algo más bajo y explicarte la razón.
    En este caso concreto, no tiene mucho sentido, la verdad.
    En cuanto a lo de verte dentro de la empresa y tomando café en ese sitio cercano todos los días, a mí me pasa siempre que llego a la última entrevista (bueno, si me gusta mucho mucho la empresa, me pasa en la penúltima fase), es inevitable. Pero eso quiere decir que te involucras con la empresa para la que trabajas, que te preocupas por mejorar el producto, que todas esas personas con las que trabajas van a ser tu familia, desde el jefe-padre, al cuñado-pesao, pasando por la señora mayo que parece tu abuela :)

    ¡Mucho ánimo con la búsqueda!

    • Tío Tosca dice:

      Yo tampoco lo entiendo, en teoría el tema del dinero siempre es negociable por ambas partes, o eso creía yo al menos…

      Mucho ánimo para ti también!!

  15. Elena dice:

    Oooooh, qué decepción :ikullorer:
    Bueno, ya habrá otras. Ir a entrevistas de trabajo es un poco como ir a ligar, hay que gustarse mutuamente, y cuando a ti te gusta ella pero ella te rechaza, pica, es una patadilla en el orgullo. Te arrepientes de haber pedido esa cifra?

    • Tío Tosca dice:

      ¿verdad? mira que ya me había pasado no hacía demasiado también, pero coño, uno no puede evitar ilusionarse si todo pinta tan tan bien!!!

      Si me arrepiento, si, debería haber pedido solo un poco más de lo que cobro, porque la empresa me interesaba bastante al margen del sueldo… de haberlo sabido…

  16. T.M. dice:

    Mejor un “casi” a un pude y no lo intente.
    No hay que dejar de intentar lo que queremos para nuestra vida. Habrán más intentos, más oportunidades, el caso es estar atento a poder subir al tren en el momento justo.

    :kiss:

    • Tío Tosca dice:

      Ahí está, como ponía por ahí arriba, vale mucho más un “casi” que un “y-si”

      Seguro que sale algo, además que de todo se aprende!
      :kiss:

  17. Anna dice:

    Eso es que ese puesto no era el tuyo, no era para ti. Lo has intentado y no funcionado, pero lo has intentado :) Ánimo y a por el siguiente!

    • Tío Tosca dice:

      Pues yo creo que si que era para mi, eh?, fíjate… ahora tengo la impresión de que no le caí tan bien al jefe de la empresa, el de la tercera entrevista…

      Nu sé!!

      Gracias!

  18. Sol dice:

    Que complicado lo de las entrevistas de trabajo. Yo también creo que habría algo más que lo del dinero, para declinar tu oferta; por cierto, ¿por qué no ponen cuanto están dispuestos a pagar al mes y punto? :porsaquil:

    • Tío Tosca dice:

      Lo ponen lo ponen, hay un rango ahí de tanto a tanto, por eso yo pedí lo que pedí, porque el máximo era mucho más y quedaba a mitad…

      Algo raro pasó ahí!

  19. David GB dice:

    Pues mejor no mires su web o su app de iOs, no vaya a ser que te encuentres con que han implementado alguna de tus ideas. En cualquier caso, no tiene sentido que no intentaran negociar el sueldo. Tan guays no serían. Pero verás que en un año estás más bien que quieres y ni te acuerdas del tema :) :menfadao:

    • Tío Tosca dice:

      Jajaja, te imaginas?, de todas formas no descarto sacar un nuevo as en la manga que se me ha ocurrido, si encuentro tiempo, lo hago y se lo mando…

  20. Angel dice:

    Ánimo de otro rascatecler y adelante, ellos se lo pierden :ungusto:

  21. RATTRAP aka Antonio dice:

    Una pena lo que te ha pasado :(, pero como dicen en mis círculos lo que no mata da px o experiencia para los profanos ^_^

    Te pongo un video que creo que vas a saborear ahora de forma muy próxima ^_^

    https://static.xx.fbcdn.net/rsrc.php/v2/y4/r/-PAXP-deijE.gif

    https://www.facebook.com/video.php?v=615872841772305&pnref=story

    Te pongo dos enlaces que no se cual de los dos se podra ver aqui ^_^

  22. Neki dice:

    Por lo menos has sacado un poco más de experiencia para la proxima entrevista. Has rozado el exito con los dedos.
    Habiendo leido el post Currando 2.0, todavia puedes mejorar más tu curro?

    • Tío Tosca dice:

      En tema económico, que con la llegada de Kota la cosa se ha complicado bastante, todavía hay margen así que no dejaré de moverme hasta encontrar algo que me permita ahorrar y estar tranquilo por lo que va a venir (guardería, escuela, ponerle una habitación… buff escalocolds me dan)!!

  23. Pau dice:

    Vaya putada, de estas me han pasado unas cuantas… aunque siempre se abren puertas donde no lo esperas.

    Un abrazo y a por todas :ungusto:







:cuner: :ikukeke: :ikurruku: :ikukuko: :ikurruke: :ikukin:
:parriba :ungusto: :D ;) :yahaaa: :bailongo: :felicianer: :desquiciao: :gusteresque: :descojoner: :vainas: :amosahi: :P :( :oops: :pirata: :kiss: :feliciano: :pabajo :menfadao: :asi-no: :fliper: :flipader: :cry: :malico: :ikullorer: :pirao: :espabilacopon: :otiaya: :palizero: :ostiejas: :nunchakero: :vergonzer: :siono: :romeo: :secretico: :posna: :gambiters: :coleguicas: :comillo: :sobader: :olakease: :cocinicas: :arrozico:
:pelao: :flipanderer: :rascatecler: :gambi: :ahivalaotia: :peneke: :gustico: :pliebre: :copon: :gatostiable: :ikugracias: :bythesegao: :regulero: :ojetepalinvierno: :porsaquil: :censurer: :goku: :viejuno: :cebolleter: :triki: :ikufantasma: :estudier: :chiqui: