El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

martes,24 febrero 2015           

Carpe Diem

Últimamente el concepto de “Carpe Diem” se me asoma muy a menudo por la ventana. Las razones son múltiples y muy variadas: desde haberme convertido en padre quasicuarentón pasando por encuentros con desconocidos que me quisieron transmitir más de la misma idea, directa o indirectamente, de que estamos aquí mucho más de paso de lo que pasamos de pensar y que más vale que espabilemos.

Que todo cambia es la otra gran máxima que tengo presente veinticinco horas al día; tan obvia y tan obviada a la vez: nunca volverás a ser tan jóven como ahora, probablemente dejarás de compartir rutina con los que están a tu lado porque o ellos o tu os iréis a otros lados de otros que tampoco estarán siempre en vuestros entonces. Nunca tendrás la misma salud, la misma buena vista, engordarás, adelgazarás, se te estropeará y cambiarás de coche, de móvil, de moto, de ordenador, de televisión, serás padre de nuevo, te quedarás calvo, te subirán el sueldo, te echarán del curro, te querrán más y tu querrás menos o de pasada, o a destiempo o más que nunca… todo cambia, absolutamente todo. En serio: no des nada ni a nadie por sentado.

¡Digo yo!, ¡tu haz lo que te de la gana!

Podría decirse que tu vida es una sucesión de cambalaches, de trueques, a veces fugaces, a veces aparentemente estables, hasta llegar al definitivo de todos, momento en que tu no cambiarás ya más pero habrás impactado, espero que mucho, en la falsa estabilidad de los que te rodean… por un tiempo, porque después todo seguirá su ciclo. En Japón mientras incineran al fallecido, los familiares se dan un festín especial donde comen y beben en abundancia y se camufla la evidente tristeza recordándole con la mayor alegría de la que se es capaz. Curioso que sea tan diferente el concepto que se tiene de la muerte.

Es por todo esto que creo que hay que saber ver, valorar, querer, incluso odiar lo que está a tu alrededor con la perspectiva del tiempo: en su justa medida porque tarde o temprano no estará ahí. Si sabes que algún día dejarás de coger ese tren, quizás no te importe ya tanto que esté tan lleno cada mañana, no será nunca así, seguro además que no.

La lectura positiva, lo que dicen siempre es que hay que aprovechar todo lo mejor que se pueda cada rato, cada momento, el Carpe Diem.

¿Pero qué es eso del Carpe Diem? me preguntaba alguien hace poco, “¿cómo es eso de vivir la vida al máximo cada día?, porque eso en plan zen está muy bien, pero cuando llego a casa después de trabajar no tengo muchas ganas de ponerme a bailar en el salón.”

Y es verdad que no es tan fácil porque además cambia totalmente dependiendo de la persona, de la etapa de tu vida, del lugar en el que estés.Yo le he dado muchas vueltas y he apuntado las dos últimas semanas de mi vida centrándome en este aspecto.

Aunque no demasiados, he tenido días malos, de estos que te encuentras muy cansado, con dolor de cabeza, que no tienes ganas de nada más que llegar a casa a dormir lo antes posible, cosa bastante imposible con un hijo de un año esperándote dando botes para que le bañes. Aún así, ha sido constante que nada más verle, lo que queda de día repunta, se rectifica. Así que es claro que una de las constantes de mi Carpe Diem es mi familia, es Kota y es Chiaki. Pasar tiempo con ellos forma parte de mi idea de aprovechar esta etapa de mi vida al máximo.

La gran mayoría de los días han sido buenos anímicamente hablando. Venir en bici a la oficina por las mañanas me da energía para el resto del día, además si voy a Karate o a una clase del gimnasio de pegar saltos al que voy, salgo siempre cansado pero con sensación de plenitud. Es claro que hacer ejercicio es otro parámetro que ha de estar fijo en mi ecuación, no solo por la sensación de bienestar de ese momento sino por saberme capaz de realizar cualquier otra actividad física sin demasiado esfuerzo: desde jugar partidos de futbito corriendo como el que más hasta cargar a Kota a hombros todo el día o meterme a correr una cuarta parte de la maratón de Tokyo con el Chiqui para apoyar al Lorco así de locura de última hora. En mi caso, encontrarme fuerte físicamente es esencial para mi felicidad. Un día sin hacer ningún tipo de deporte es un día no aprovechado según mis estándares.

Llevamos un par de sumandos ya: Chiaki-Kota y hacer ejercicio. Sigamos buscando.

En Tokio es bastante barato comer fuera, por supuesto es mucho más barato cocinarte tu comida que es lo que hacemos siempre excepto los fines de semana donde solemos comer en restaurantes. Nada del otro mundo: a mil yenes más o menos por cabeza, pero yo me he dado cuenta de que para Chiaki una parte importante de su felicidad es la comida. Le encanta probar restaurantes nuevos, platos nuevos, lo disfruta muchísimo. A mi me da igual, quiero decir que entre semana, por ejemplo, no es raro que me zampe lo primero que pille “porque tengo que comer” como una bolsa de ensalada del supermercado sin aliñar o el primer onigiri que pille del combini, por ejemplo. Pero me embelesa verla contenta, cosa bastante fácil por otro lado, así que procuro aprender a cocinar cosas nuevas o buscar nuevos restaurantes donde ir. En este caso, el punto clave es que si los míos están felices, yo estoy feliz. Es como la rutina de pasar por el todo a cien al volver del trabajo y comprarle cualquier gilipollez a Kota que seguramente acabará en la basura en menos de una semana, pero que hace que cuando entro por la puerta venga corriendo con toda su ilusión a ver que es.

Me reafirmo en algo que intuía: invertir en la felicidad de los míos revierte, doblado, en la mía propia.

Siguiendo con este argumento de sumar momentos, diré que he descubierto que uno influye en las vidas de otros y que es altamente gratificante hacerlo de manera positiva porque eso juega también a tu favor. Por ejemplo: tengo la rutina de estudiar japonés al menos una hora antes de entrar a trabajar en la cafetería que queda enfrente de mi trabajo. Veo a las dos mismas dependientas todos los días y nunca dudé en sonreírles y darles los buenos días desde la tercera o cuarta vez que entré. Suena básico, ¿verdad?, pues es curioso como aquí nadie lo suele hacer… en Tokyo va todo tan rápido que en la relación cliente-tendero el primero a veces ni abre la boca mientras que el segundo no la cierra, el nivel de educación está increíblemente desequilibrado. Pero yo creo que vale la pena embellecer la rutina: es importante el pequeño detalle, la sonrisa, la mueca, el gesto, el saludo afectuoso. Ahora ya no les pido lo de siempre porque me lo ponen directamente, y el sandwich del morning set ya viene sin tomate. A veces me he llevado alguna chocolatina de regalo, o treinta segundos de conversación entre clientes. Quizás no tenga demasiado sentido, pero me gustan los dos momentos: el de entrar y pedir y el de salir y despedirme. Quiero creer que a ellas también les hace cierta ilusión verme. Siento, pues, que es importante la relación con los demás, tener un buen talante en cada situación y lugar acaba condicionando tu estado de ánimo y por ende, tu felicidad.

Y finalizando ya, que menudo rollo, diría que si no tengo la sensación de evolucionar, de mejorar, si siento que pasa el tiempo y no hay progreso en algún aspecto de mi vida, entonces no me sentiré satisfecho y por tanto no estaré exprimiendo ni el Carpe ni el Diem. Debo ser capaz de hacer algo mejor ahora que hace un año, por ejemplo: Karate y algún kata más, más kanjis, mejor conversación en japonés, ser capaz de hacer mejor trabajo en menos tiempo en la oficina… debe haber más mejoras que retrocesos, que será inevitable que los haya (ahora mismo no sería capaz de correr una maratón, por ejemplo).

Así que el Carpe Diem, vivir la vida a todo lo que de no creo que sea estar todo el día con la sonrisa puesta dando botes porque eso no va a pasar, no siempre se tiene cuerpo ni ganas ni se dan las circunstancias. Pero hay que aspirar a que se den, hay que provocarlo, poner empeño propio en que se encadenen el máximo número de momentos de bienestar, de buen rollo, de cualquier sinónimo de felicidad que se os pueda ocurrir. Hay que pararse a pensar en qué y cómo conseguirlos y poner énfasis, diría que incluso ser estrictos con vivir en base a esos principios. El resto debería venir solo.

«« Respuesta en twitter a la amenaza del Estado Islámico La señora de los paraguas, por Guillermo »»


43 Ikucomentarios
¡¡¡Gustico blogueril!!!

  1. Miguel dice:

    Siento decírtelo así, pero se que no te vas a ofender: Que cabron eres.

    Pensando cosas parecidas me hacer ver mis fallos y como los corriges, mientras a mi me cuesta un triunfo implementar una cuarta parte de lo tu llevas adelante.

    Sigue así, muchos ánimos, y gracias por compartirlo

    • Tío Tosca dice:

      Ofenderme? que va, hombre!!

      Esto va poco a poco, creo yo: uno empieza madrugando un poco más un par de días por semana, yendo al gimnasio de Pascuas a San Pedro…y cuando te das cuenta, estás haciéndolo todos los días!

  2. Josué dice:

    Felicidades por tu post! Apoyo ese pensamiento de sacar el máximo de jugo a lo que vives, aunque el CARPE DIEM inhabilita a veces el pensar en el futuro.

    Una pregunta que me viene a la cabeza…

    ¿Puede ser que por el hecho de no entender las partes profundas del idioma japonés y la idiosincrasia de los nipones, no llegues a descubrir muchos de los malos rollos de los que te rodean?

    ¿Que compañeros odiosos, amigos falsos, personas con malas ideas, y similares no lleguen a afectarte por no llegar a comprender su suciedad?

    Durante 3 años he pasado 5 días al mes trabajando en Alemania, y toda la gente me parecía, en general, mucho mejor que la que me rodea (excluyendo familia y amigos).
    Pero supongo que ni llegué a conocerlos ni hubiera podido conocerles… incluso dominando académicamente el alemán…

    Siempre haces pensar, y es bueno… !

    • Tío Tosca dice:

      Gracias!

      Bueno, yo creo que el Carpe Diem tal y como yo lo entiendo es más una inversión de futuro que otra cosa, es predisponer hoy el máximo de factores posibles para que mañana el día sea mejor.

      Pues puede ser, en Japón donde todo son buenas formas, cuesta un poco saber la verdad, pero se vive bien con esa ignorancia, en realidad quitando a los míos, me suele importar una gaita mora lo que piensen los demás de mi… no me quita el sueño en absoluto.

      Otra cosa sería que me puteasen en el trabajo, por ejemplo, pero no ha sido el caso nunca y es muy fácil acostumbrarse a este entorno, sea falso o no, de educación y buenas maneras.

  3. CaDs dice:

    Será que a base de te verte te va entrando el Zen por las venas, pero algo parecido me lleva rondando por la cabeza los últimos meses.

    No dar por sentado nada, ser consciente de cada momento que pasa y, en la medida de lo posible, mejorarlo todo lo que está a tu alcance.

    Carpe Diem my friend

    • Tío Tosca dice:

      ¿Dónde dices que compras el te verte ese?!?!?!?
      jejeje

      Es una actitud ante la vida, creo yo, no se trata de estar feliciano todo el rato porque es bastante difícil, pero tenerlo presente al menos…

      O no, ¡yo que sé!

  4. Menuda fuerza tienes mangurrián!! Entre :cuner: :cuner: :cuner: y :cocinicas: :cocinicas: :cocinicas: y :peneke: :peneke: :peneke: no entiendo de donde sacas energía

    :chiqui: :chiqui: :chiqui:

    • Tío Tosca dice:

      Tengo motivaciones de sobra, ser padre cerca de los cuarenta años significa que cuando tenga cincuenta mi hijo tendrá diez. Según mi idea de ser un buen padre, le debo estar en las mejores condiciones posibles, si a eso le sumamos que vivimos en un país extranjero con un idioma escrito endiablado, no concibo otra posibilidad que estar a la altura de cualquier otro padre autóctono. Situaciones como reuniones de padres en la escuela o ayudarle a Kota con los deberes… eso debe transcurrir con normalidad, por mis huevos morenos.

      ¡Hombre que si!
      :copon:

  5. Kito28 dice:

    Cosas sencillas que me hacen feliz en el día a día: “Entrar en el blog/tweeter de Oskar y echar un vistazo”

    También pienso igual con respecto al trato con l@s dependient@s. A mi me gusta establecer contacto visual mientras hablo, por ejemplo.

  6. Battosai dice:

    Al final es disfrutar de cada momento, que joder el carpe diem de 15 minutos despues de la comida es la leche y encima te reposta para sacar le un poco mas de jugo a la tarde.

    Lo de que no puedas correr una maraton ahora no lo considero un retroceso, simplemente has reinvertido el tiempo de los entrenamientos en otro lado y seguro que te reporta mas.

    • Tío Tosca dice:

      Pero es que yo no creo que sea posible disfrutar de cada momento porque hay veces en que no estás para nada… esa es la idea que tengo yo, hay que intentar predisponerse y meter en la rutina todo lo que hace que se maximicen los momentos a disfrutar…

      Yo si creo también que es un retroceso lo de la maratón. Debería haber seguido corriendo. Seguramente lo retome.

  7. Sokaku dice:

    Me molan con te chururlan los engranajes en la testa. A mi me churulan parecido pero no sabría explicarlo tan bien. :olakease:

  8. Dania dice:

    Me gusta tu filosofía de vida, la cosa es disfrutar al máximo de tu día a día y seguir apreciando las cosas que tienes.

    El Próximo año la maratón sera pan comido!!!! ( así como quien no quiere la cosa te digo, te comento que ya se echaba de menos una entradita en el blog :) )

    Feliz Semana!!!!

  9. David GB dice:

    “Yo creo que vale la pena embellecer la rutina: es importante el pequeño detalle, la sonrisa, la mueca, el gesto, el saludo afectuoso”, es algo tan evidente que muy poca gente lo comprende, sobre todo en las grandes ciudades, o en el trabajo, donde lo urgente siempre se come a lo importante. Al final del día, lo que te calienta el corazón es una sonrisa afectuosa, una mano amable, un gesto desinteresado… todo lo demás se lo lleva la corriente.

    • Tío Tosca dice:

      Así es, y además si la sonrisa afectuosa o el gesto amable o desinteresado viene de seres cercanos, entonces doble calor que se lleva uno.

  10. Pau dice:

    Lo de los críos es impepinable aunque el día haya sido regulero, ellos siempre son capaces de mejorarlo.

    Yo comparto con Chiaki el tema de la comida jejeje me encanta cocinar o probar cosas nuevas… ese es uno de mis carpe diem favoritos :cocinicas:

  11. Rhyuoki dice:

    Por fin has escrito de new!

    Pues mi opinión lo de vivir el Carpe Diem se puede llevar a cabo siempre que la vida cuotidiana sea “buena”. Con esto lo que quiero decir es que aunque te pasen ciertas cosas malas, son cosillas que en realidad tienen arreglo o que al final uno puede pasar de ellas. En el momento que te pasa algo realmente malo ( que te toca tus cosas favoritas que has enumerado ) entonces es más difícil ver el lado bueno de las cosas. Con esto me refiero a que igual que has puesto que si piensas que el tren va muy lleno pero no te ha de molestar porque en un futuro ya no lo irá o puede que no vayas tu lo haces porque aun tienes suficientes energías positivas para pensarlo… Vamos que el concepto me parece muy bonito pero no deja de ser un ideal.

    Por otro lado no quita que para ser feliz te esfuerces y hagas cosas para que esa felicidad sea lo máxima posible. Pero como bien has dicho cada cual tiene una felicidad diferente ( quizás para algunos lo ideal sea no esforzarse ).

    En fin que lo que yo me quedo del post es que tu intentas vivir lo mejor posible, pero sin llevarte a nadie por delante y que si puedes hacer la vida mas feliz a otras personas que te rodean porque no? eso dice mucho de una persona ( las hay que no lo hacen ). Unas de mis máximas es no hagas a los demás lo que tu no quieres que te hagan.

    Y ya fuera de tiesto opinar sobre el párrafo al trato al cliente en Japón. Y es que realmente a la gente que venimos de fuera, de normal, el trato que recibes allí es muy bueno y de normal lo suyo es corresponderles del mismo modo. Si no lo haces es que eres mal educado o snob ( en plan como soy rico pues hago lo que me sale del p*** ). En cambio allí es verdad que la gente suele ser muy seca… de echo una vez comiendo en un MCdonals ( si me puedes matar por comer un MCdonals estando allí peeeero… es lo que hay xDD ) una chica le subió a un señor su pedido que supongo que tardo mas de 3 segundos en hacerse y por eso el hombre ya se había sentado. La cosa es que la chica se lo subió con la mejor de sus sonrirsas y el tío no se empanaba con lo que tuvo que “molestarle” para avisar que le dejaba la bandeja. No veas como la miró y no le dijo ni pio!! ni un gracias ni nada… vamos xD me dio ganas de levantarme y darle un collejon al tio… La chica se fue con una cara super afligida. Con esto lo que quiero decir es que supongo que tu manera de ser fijo que les gusta y aunque no lo digan abiertamente estarán muy contentas contigo :)

    • Tío Tosca dice:


      “el tren va muy lleno pero no te ha de molestar”

      Yo no he dicho eso. Yo he dicho que si sabes que te vas a montar en un tren que siempre va lleno, pero al que no te vas a montar siempre, sería bueno relativizar lo que te importa que esté tan lleno. Por supuesto la mejor opción sería evitar ese tren si sabes que va a estar siempre así y ese sería en realidad el sentido de mi post (yo no cambio tren por bici ni de broma). Ese ejemplo quería venir a decir eso, que hay que relativizar la importancia de lo que nos fastidia y a la vez de lo que nos gusta, porque no nos fastidiará siempre, ni lo que nos gusta estará ahí para gustarnos siempre. Pero hay que hacer por propiciar que lo que nos gusta sea mayoría, hay que mover hilos y tejer rutina adrede.

      Lo del McDonalds es un ejemplo perfecto que pasa aquí: hordas de salarymans que por las mañanas se toman el café que piden gruñendo con las sábanas pegadas todavía. Que la chica estuviese afligida seguramente fuese por seguir con su papel de relación con el cliente, porque ya te digo yo que están más que acostumbrados (Chiaki curró en una cafetería en una estación de Tokyo unos cuantos años y me cuenta cada cosa que Dios tirita).

  12. Neki dice:

    Siempre haces reflexiones muy interesantes. Siempre consigues transmitir unos sentimientos muy positivos, incluso cuando hablas de cosas no tan positivas. Nunca dejes de escribir.
    Intento seguir tu ejemplo y pensar que cosas me ayudan a ser más feliz. En mi caso no lo tengo tan claro como tú asi que deberia esforzarme más en todo hasta que pueda enumerlas como tú.
    :arrozico: :gambiters: :coleguicas:

    • Tío Tosca dice:

      Pos ya me contarás la próxima vez que nos veamos, que seguramente sea echando hostias, me cruzo más contigo que con el dependiente del súpermercado de mi barrio, macho!

  13. Nacho dice:

    En esto estamos por aquí también. Que al final duramos dos días, que esto se pasa volado. Que como decía el otro, no merece la pena tomarse la vida demasiado en serio, no vamos a salir vivos de ella…
    Pero el carpe diem no es solamente, bajo mi punto de vista, aprovechar el día en el sentido de estar haciendo cosas continuamente, sino también que las cosas que haces, las hagas conscientemente. Por ejemplo, como dicen arriba, descansar después de comer. :gustico:

    • Tío Tosca dice:

      Es cierto… poner mucha más atención en lo que se hace, intentar disfrutarlo, vivirlo aunque sea rutina…

      Me has dado que pensar, chiquillo!

  14. Sol dice:

    A veces cuesta eso del Carpe Diem, pero nada anima más que saber ver y apreciar, las pequeñas cosas que te rodean: una sonrisa, un rato mirando el mar, una charla.
    A mi, ahora mismo, me cuesta bastante y por eso valoro más esos pequeños momentos.

  15. Marcos dice:

    Artista que eres un artista jajaja. La verdad es que sí que hay días que no hay ganas de nada, pero siempre se puede arreglar empujándose a uno mismo. Disfrutar de la vida está en cosas normales como las que tú comentas, no hace falta pegarse lujazos ni ná por el estilo.

    Me alegra volver a comentarte y por cierto, te he mencionado en el blog como fuente de inspiración de nuevo, pero obviamente mi arte dista muchííííííííííísimo del tuyo jajaja.

    Un abrazo macho!

  16. ina dice:

    Wow. Siempre es un gustazo enorme leerte, si se que muy poco comento, pero si le te leo bastante; con tu forma de ver las cosas haces que veamos en retrospectiva (al menos a mi) sobre como vivimos diariamente y si realmente estamos conscientes de quienes nos rodean..
    Gracias por hacer son tu manera de contar las cosas y tus anécdotas, mi vida un poco mas alegre..!!!
    :amosahi: :vainas: :gusteresque: :amosahi:

    Saludos desde Venezuela..

  17. Palcraft dice:

    Ni libros de autoayuda-cancamuseros, ni frases de Paulo Cohelo & cia escritas en fondo negro, ni demás sandeces :menfadao: Entrar en este blog y leer tus reflexiones hace que hasta el dia mas triste se vuelva alegre. Por favor, nunca dejes de escribir, sigue repartiendo optimismo como solo tu sabes hacer :)

    Saludos!

  18. Eva dice:

    No sé si es porque eres papa, pero a mi me ha pasado algo parecido desde que soy mama, como que intento disfrutar cada segundo de mi día, como si quisiera que los días tuvieran 30 horas y tener tiempo de todo (aunque no haga ni la mitad que tu). creo que ver en nuestros hijos el paso del tiempo nos hace ser más conscientes de nuestro propio reloj. Gracias como siempre por tus escritos. Un beso

    • Tío Tosca dice:

      Si que tiene que ver, si… anda que no ha cambiado el cuento desde que está Kota aquí…

      Un beso muy grande!

  19. Elena B. dice:

    Intentar mejorar algo el día de los demás, ni que sea simplemente con una sonrisa y algo de amabilidad, es fácil de hacer y proporciona una recompensa inmediata. Es hacer el mundo un poco mejor de una manera modesta y pequeña, pero que también vale. :desquiciao:

  20. T.M. dice:

    Ahora mismo no tengo otra rutina más maravillosa y al mismo tiempo más hija de su madre que vivir cada segundo cerca de la persona que más quiero y que no sé cuanto tiempo estará conmigo. Hacer que su día a día sea lo mejor posible no es tarea fácil, pero siempre busco algo que le haga sonreír, algo que le ayude a tener fuerzas para comenzar otro día con ganas, con ilusión.

    Difícil ese “Carpe Diem” en algunos momentos de la vida.

  21. José Carlos dice:

    Hola Oskar, es curioso, a mi me pasa algo parecido, cuanto más felices son los mios, más feliz soy yo, así que de alguna manera un poco egoista, uno busca la felicidad de los que quieres, ya que de alguna forma eso te hace más feliz a tí. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices.

    Un abrazo virtual.







:cuner: :ikukeke: :ikurruku: :ikukuko: :ikurruke: :ikukin:
:parriba :ungusto: :D ;) :yahaaa: :bailongo: :felicianer: :desquiciao: :gusteresque: :descojoner: :vainas: :amosahi: :P :( :oops: :pirata: :kiss: :feliciano: :pabajo :menfadao: :asi-no: :fliper: :flipader: :cry: :malico: :ikullorer: :pirao: :espabilacopon: :otiaya: :palizero: :ostiejas: :nunchakero: :vergonzer: :siono: :romeo: :secretico: :posna: :gambiters: :coleguicas: :comillo: :sobader: :olakease: :cocinicas: :arrozico:
:pelao: :flipanderer: :rascatecler: :gambi: :ahivalaotia: :peneke: :gustico: :pliebre: :copon: :gatostiable: :ikugracias: :bythesegao: :regulero: :ojetepalinvierno: :porsaquil: :censurer: :goku: :viejuno: :cebolleter: :triki: :ikufantasma: :estudier: :chiqui: