El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

Viernes,18 Septiembre 2009           

Viernes, 18 septiembre 2009

¿Por qué ya no sueño? me pregunto mientras me incorporo desde el futón, ¿o quizás es que no me acuerdo?… como quiera que sea, es cierto que hace mucho que no recuerdo mis sueños, esos en los que aparecían capítulos de mi vida con personajes mezclados, que nunca se habían conocido entre ellos pero que interactuaban como si así fuese. Había sueños en los que mi madre hablaba con mi antiguo jefe y lo hacían en japonés, ella hasta con acento extremeño, y todo parecía normal.

Pero esta mañana parecía que hacía una eternidad desde el último. Sin ser bueno ni malo, sólo raro. No importaba demasiado, hoy es viernes y había quedado con Michiko y una chica que me quería presentar en Ikebukuro. Apenas sabía nada de esta historia, pero me dejé llevar hasta el punto de estar entusiasmado, tanto, que planché la camisa blanca de manga corta que tan bien creo que me queda antes de salir de casa.

Afeitado y con gomina pedaleé los cinco kilómetros que me separan de la oficina, pero hoy con calma para no sudar más de lo normal no vaya a ser que el olor del aftershave fuese anulado antes de tiempo. Cuatro, cinco, seis, nueve… cando la bici tratando de no olvidar la combinación y entro en la oficina. Saludo y de cinco personas me lo devuelven tres, no está mal, haremos una raya en la pared.

Michiko me pregunta si he leido el correo, le digo que no y entonces me cuenta que la chica no puede venir, que mañana tiene que madrugar y que mejor otro día con más calma. Miro la camisa semiarrugada y me río, le cuento lo de la plancha matutina y nos reímos juntos, después le pregunto si tiene algo que hacer, que ya me había hecho a la idea de no irme a casa después del trabajo. Me dice que si no me importa ir con ella, que encantada, le digo lo mismo, nos volvemos a reír. Nadie nos entiende porque hablamos en castellano, y con esa complicidad implícita frente al resto quedamos a las seís y media cerca de la estación de Meguro.

Llego tarde, como un cuarto de hora porque mi ordenador no va todo lo rápido que yo creía, o porque me propongo hacer más cosas de las que debería, no sabría decir. Pero llego, le pido perdón y ella le quita importancia riéndose como siempre y preguntándome por temas de trabajo. Pienso en que el mundo sería maravilloso si todo el mundo fuese como ella.

Llegamos al izakaya y nos sentamos, pedimos dos cervezas y entonces nos falta tiempo para hablar. Ponemos un poco a parir a los demás de la oficina, no demasiado, a cada cual lo que le toca como harán ellos con nosotros. Y van llegando platos, y se van vaciando las jarras y llegan otras relajando la vergüenza y relativizando el respeto.

¿Te acuerdas del día que llegué? yo estaba muy cansado y me moría de sueño

¡Si me acuerdo! te abrí la puerta y llevabas una playera roja con un muñeco en la espalda, y dos maletas enormes, y mientras esperabas al jefe dabas cabezadas en la mesa del sueño que tenías. Ese día no te dije nada, pero parecía que habías llorado mucho

Fíjate, tenía tanto miedo que el chico que había a mi lado en el avión tenía que estar asustado . Pero imagínate, dejaba atrás mi vida anterior para empezar desde cero una nueva. Ya había estado en Tokyo una vez, como sabes, pero fué acompañado. Ese día llegué sólo y no tenía ni idea de nada de lo que iba a pasar.

– ¡Qué me vas a contar que me tiré diez años en México!. Me acuerdo que Eric te acompañó al hotel al que ibas, ¿te acuerdas de Eric? ¡mira que era raro el francés!

Alguien grita al lado, es una chica que está borracha. Michiko la mira fijamente, se la nota molesta

– ¿Por qué tiene que hablar así?

– ¿A gritos? pues estará borracha, no le hagas caso

– No es sólo eso, dice palabras muy feas, como si fuese un hombre, ¡pendeja!

Su acento mexicano me suena bonito, casi poético. Alguien nos interrumpe, una chica vestida con escasa ropa de cuero blanco nos pregunta si fumamos, le contestamos que no y se va disculpándose por habernos interrumpido. La miro irse y me arrepiento de no fumar. Michiko me ve:

– ¿Le decimos que vuelva?

– Es que vaya vestidito que me traía… ¡si hace falta fumar se fuma!

La miro reirse y cómo se le acentúan las arrugas alrededor de los ojos que se le empequeñecen aún más. Con alguna jarra más de cerveza, llega su turno y no sé cómo la conversación empieza a girar en torno a su vida en México. Diez años, algunos atracos, un terremoto y mucho corazón.

– Voy a volver el año que viene, aunque mi madre se enfadará -al decir ésto, sus manos hacen el gesto de poner cuernos, creo entender que es la manera de gesticular el enfado- porque dejaré a mi padre sólo, pero quiero ir aunque sean dos semanas

– Claro que si, dos semanas no van a ningún lado y te lo mereces
-me pregunto si estaré hablando más de lo que debería- desde que tu padre está en el hospital no haces otra cosa que estar pendiente de ellos, no creo que pase nada porque vuelvas y así te olvidas de todo un poco

Me da la razón y aunque siempre me la dá, ésta vez sí que creo que la tengo aunque la sensación de hablar de más sigue ahí. Vuelve la camarera, trae más platos y más jarras. No me había fijado en ella, no es que sea especialmente guapa pero sí que es resultona… pienso en que a veces me gustaría no estar tan sólo.

– Qué pena que no haya venido hoy Chiaki, creo que te habría gustado -dice como leyéndome las pupilas

– Bueno, pero si hubiese venido ella, seguro que no hubiésemos hablado de todo lo que llevamos ya hablado, así que no pasa nada

Mis dos años y medio de esta nueva vida pasan ante nosotros, recordamos muchos momentos juntos y separados, nombramos personas que ya no están con nosotros, compañeros y compañeras que compartieron parte de sus vidas con las nuestras y de los que no sabemos nada. Nos desciframos mutuamente un poquito más hasta que finalmente nos despedimos con un abrazo enfrente de personas que normalmente no se abrazan por la calle. Ella se va en tren, pero antes de doblar la esquina se vuelve y me mira diciéndome adios con las manos. Le devuelvo el saludo y me vuelvo a casa sólo una vez más.

Mirando al cielo pienso en lo distinta que sería mi vida aquí sin ella. Entonces empiezo a bajar la cuesta que me lleva hasta la bici detrás de tres japoneses con traje que están borrachos y ríen y fuman y me obstaculizan el paso. Yo rebusco en mi bolsa, pongo música al azar y Doctor Deseo me recuerda de donde vengo aún estando donde estoy.

Tuviste que decirme adios, calles hundidas a mis pies para echarte en falta hasta la muerte, y yo bailando al ritmo de mis zapatos negros como una veleta fiel al viento…

Y bajo la luz de la luna caen algunas lágrimas de mis ojos. Lágrimas de felicidad y de tristeza, de dicha y de desdicha, de amor y de soledad. Lágrimas que me recuerdan lo que tenía, lo que tengo y que anuncian, desafiantes, lo que tendré.

Y yo sigo mi camino. Con ellas.

Vamos a engañarnos y dime, mi cielo, que ésto va a durar siempre…

DSC00707.jpg

«« Torii La mejor foto de Julio »»


35 Ikucomentarios
¡¡¡Gustico blogueril!!!

  1. quicoto dice:

    :ikugracias: por compartir la experiencia.

    saludos :)

  2. DavidGijón dice:

    Llevo un rato pensando en que poner… pero la verdad es que no encuentro nada apropiado que exprese correctamente lo que quiero decir ya que la historia me resulta bastante familiar.. en menor escala sin duda… pero familiar al fin y al cabo… así que me limitaré a poner lo que me decía mi madre en estos casos “Algún día llegará…” y lo que yo le respondía “Si… pero es bastante doloroso no saber cuando…”
    Aunque al final, como debe ser, las madres siempre tienen la razón :)

  3. Leydhen dice:

    :?: :?: :?: :?:

    Es muy bonito, pero muy triste también. Jodío, con post como este dan ganas de irse para allá y partirte las costillas de un abrazo :oops:

    Que pasen un buen fin de semana… y no escribas muchos post de estos, que me dan ganas de echar el moco, leñe.

  4. Luis dice:

    En serio, deberías escribir un libro, describes todo con tanto detalle que nos sentimos como si estuvieramos alli sentados, hasta he saboreado las cervezas. :ikugracias: por tus relatos.

  5. Nacho dice:

    Pues yo no sé si tengo suerte o no de que mi vida sea más tranquila. Por un lado no tengo esas preocupaciones, pero por otro creo que con experiencias como las tuyas se tiene que crecer un montón como persona…

  6. txema dice:

    Buena historia toscano, 10 años por Mexico se avento tu amiga?, vaya este pais es una aventura en si mismo jeje, cuidese mucho y no maneje la bicicleta tomado luego lo multan jeje :gambiters:

  7. José Antonio dice:

    Me ha gustado tu post. Te leo con frecuencia y, aunque es la primera vez que comento, me he sentido identificado en muchaaaaaaaaaaaaaasss cosas. Cuídate
    (un buen colega decía: si me muero yo se muere mi mejor amigo, asi que aplícate el cuento)

  8. Susana dice:

    Bonito relato, pero deja de esperar la cita con la amiga de Michiko, para mí está muy claro que esa chica te gusta……dile algo.

  9. Naruedyoh dice:

    Como siempre, precioso el relato

  10. Javijaen dice:

    Sembrao Tio Tosca. Pero la soledad quizá se pierda el día menos pensado.
    Ánimo y un saludo ;)

  11. María dice:

    Bonito ikurelato , que bien escribes joio!
    Aunque dices que te sientes solo yo noto que estás muy bien arropado, que hay mucha y buena gente cerca de ti.
    Mientras llega la persona ideal, sigue reuniendo sentimientos y experiencias para regalárselos en su momento.

    Suerte en la búsqueda!! :parriba

    Besos y :ikugracias: por compartir

  12. cristomc dice:

    Gran relato…sensillamente, Magnifico!!
    Saludos!

  13. El Capitán dice:

    Pues por aquí me decían, “las cosas caen por su propio peso”, y parece que tienes ganas de añadirle peso extra a algunas de ellas ;-)

    Pero por muchas cosas que caigan, recuerda siempre que tienes que ir :bythesegao:

  14. Gracias por compartir… me he sentido como si fuera yo el que va en la bici y le caen las lágrimas. En parte me siento identificado con ese momento. Un abrazo.

  15. Kata dice:

    Muy bonito relato Oscar :ikugracias:

  16. Sokaku dice:

    Tener esos sentimientos tan bonitos te hace una persona más bella aún. Gracias por abrir tu corazón de nuevo. Un relato genial!!!
    Un abrazaco tron!! ;)

  17. Pau dice:

    No quiero estropear este precioso momento con palabras.

  18. kaperucito dice:

    Qué gusto da leer ciertas cosas.

  19. Jamon dice:

    Tío: ya sabes que te quiero mucho y eso, pero después de tanto comentario sensibilizado (y empático) con lo que has escrito hay que darte un poco de caña!!!!

    1) La verdad es que te encontré ayer (hace casi 10 años que no hablabamos) y solo he leído un par de posts (con un poco de paciencia me leeré tooo el blog) y tengo que enterarme de todo esto pero, asombrao estoy de lo que escribes y de como lo escribes…

    2) A veces hay que mirarse menos el ombligo, levantar la cabeza y dandose uno cuenta de la situacion decir: “:ahivalaotia: mira dónde he llegado!!!”

    3) Pa pescar hay que mojarse… y entre “0” y “1” no hay “1,5”… osea, que te decidas con esa chica, que el tren pasa muy deprisa y sobre todo ahi… no?

    Pues eso, un abrazo.

  20. Yuseiman dice:

    Me ha gustado mucho tu experiencia, pero bueno, el truco es seguir caminando, por que si buscas el amor, no lo encuentras, si lo esperas, no llega, has de disfrutar de tu alrededor, de tus experiencias tan vivas, y has de seguir conociendo gente, por que el amor no vaga a la espera de ser encontrado o busca a quien encontrar, el amor es una chispa que surge cuando conoces a alguien, osea el truco es seguir caminando y conociendo, y las chispas ya llegaran.

    Y mi filosofia me dice que si te gusta alguien diselo, el miedo nos frena, y si eso conyeva que quiza pierdas su amistad, no te preocupes, la amistad siempre vuelve, pero la oportunidad de decir lo que sientes, a veces no.

    UN abrazo!!!!!!!!!!!!

  21. Tío Tosca dice:

    Bueno, como siempre muchas gracias a todos de corazón.

    Sólo aclarar que a la tal Chiaki no la he visto en mi vida así que no sé si me gusta o me deja de gustar, y que Michiko tiene algo menos que el doble de años que yo con lo que la considero poco menos que mi madre japonesa.

    Quería simplemente contar cómo después de una magnífica cena con ella en la que hablamos de todo, me sentí feliz, sentí que tenía mucha suerte por tenerla a mi lado y todo eso hizo que me emocionase sin dejar de recordar esa eterna soledad por estar lejos de los míos… lágrimas agridulces sin duda.

    Dicho lo cual
    :ikugracias: de nuevo!

  22. Landro dice:

    :ikugracias: por este relato, de los que más me han gustado. Como siempre, tienes una especial habilidad para expresar los sentimientos y hacer que el resto los identifiquemos con situaciones que nos han ocurrido.

  23. Kya-xan dice:

    Precioso relato. Lo soledad es una puñetera, puedes estar en medio de un millón de personas y aún sentirte solo. Todo en esta vida llega( lo sé, es muy fácil decirlo). Suerte y sigue escribiendo así de bonito.

    Un beso

  24. zordor dice:

    Gracias por regalarme este post que leo en una noche desosegada que ya se torna en mañana, dentro de un par de horas estaré saliendo para el aeropuerto para vivir una aventura similar a la tuya de hace dos años y medio. Aunque con diferencias porque tengo una chica esperándome ahí, pero al igual que tu dejo una vida atrás.

    Al igual que tu estoy totalmente cagao (que quede entre nosotros esto :P) pero también tengo una iusión tan grande que es más fuerte que cualquier miedo.

    Son las 8 menos 20, amanece en Madrid y se que ya nada será igual :)

  25. Sol dice:

    Contra los ataques de nostalgia, no hay nada que hacer, hay que pasarlos y escribir tus sentimientos es una de las mejores formas de hacerlo.
    Animo! si hasta tienes un “hada madrina” que te busca ligues. :kiss:

  26. Apolitico dice:

    Gracias por decir lo que muchos sentimos y no tenemos valor para hacerlo en voz alta.

  27. Totoro dice:

    Hola!

    Vaya peazo de post, para ser lunes-lunero cascabelero.
    ¿Que añadir que no hayan dicho ya?.. pos eso… solo un ultimo apunte: quizas en estos momentos te toque vivir la soledad, como una etapa mas de crecimiento.
    Por cierto, sabes si se exportan “Michikos”.. yo quiero una para navidad.. ayyy, que majetona!

    CIAO…

  28. Chema dice:

    Joder no se que decirte… Solo se me ocurre decirte que salir, distraerte, conocer gente, ir con los amigos, mitiga la soledad del corazon. Y desde que te leo no creo que tengas una vida para nada solitaria.

    Gracias!!! :ikugracias:

    PD: hoy he visto los ikusmiles con esto de navegar sin imagenes me pierdo todo lo bueno ;)

  29. Madness dice:

    Te digo lo mismo que a Zordor hace escasos minutos, te odio!! Es que a la que me descuido haceis este tipo de entradas y claro… pues una se echa a llorar… (en el curro y todo).

    Ya en serio, es genial tener amigos como ella y más estando allí.

    Muchísimas gracias por contarnos estas cosas aunque te odio un poco cada vez que acabo llorando ^^

  30. memoriadepez dice:

    Genial. :ikugracias:

    Echaba de menos uno de estos post con la firma inconfundible de Ikusuki.

    Solo una cosilla, ya es mala suerte estar sensiblero y que la canción que te toque sea “Corazón de Tango”, ni Arnold Carche podría evitar el moquillo.

    Sigue así y un Ikuabrazo.

  31. ingrid dice:

    ostras! Para sentirse así tampoco es necesario estar en el otro lado del planeta. A veces nos sentimos igual y estamos rodeados de gente. Mucho ánimo aunque tampoco transmites mucha infelicidad, solo un momento de reflexión, no?

  • […] a pasar las navidades, así que no cunda el pánico! Dedico este post a Ikusuki, que con su ikublog me inspira y me ilusiona día a día, este post lo he hecho a su estilo con los sentimientos a flor de tecla […]

  • […] Creo que por aquí van a ir los tiros. Es decir, esto no va a ser una guía de Japón donde me ponga a explicar cómo es un Maid Café, porque para empezar no tengo ni idea, sino que va a contar mi vida aquí tal y como yo la estoy viviendo, sin velocidades de conexión a internet ni megapixeles de móviles, ni tribus urbanas de Harajuku, pero sí con amores al té verde y desengaños con cerveza, soledades de interior y amistades de trenes, bares y futones, patadas con respeto, gritos de contento y llantos de falicidad triste. […]







  • :cuner: :ikukeke: :ikurruku: :ikukuko: :ikurruke: :ikukin:
    :parriba :ungusto: :D ;) :yahaaa: :bailongo: :felicianer: :desquiciao: :gusteresque: :descojoner: :vainas: :amosahi: :P :( :oops: :pirata: :kiss: :feliciano: :pabajo :menfadao: :asi-no: :fliper: :flipader: :cry: :malico: :ikullorer: :pirao: :espabilacopon: :otiaya: :palizero: :ostiejas: :nunchakero: :vergonzer: :siono: :romeo: :secretico: :posna: :gambiters: :coleguicas: :comillo: :sobader: :olakease: :cocinicas: :arrozico:
    :pelao: :flipanderer: :rascatecler: :gambi: :ahivalaotia: :peneke: :gustico: :pliebre: :copon: :gatostiable: :ikugracias: :bythesegao: :regulero: :ojetepalinvierno: :porsaquil: :censurer: :goku: :viejuno: :cebolleter: :triki: :ikufantasma: :estudier: :chiqui: