El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

martes,23 junio 2009           

Un martes de té

Con los ojos todavía entrecerrados enciendo el ordenador y muevo la flecha esa blanca que sale inclinada hasta ponerla sobre el icono que me dice el número de personas que se han acordado de mí mientras yo dormía. Hoy hay pocos, pero me conformo mientras haya uno sólo. Y con él y sus noticias que son malas y trato de digerir junto a un café que quema, doy por inaugurado un nuevo martes de esta vida tan extraña que alguien quiso que viviera.

Es raro el día en el que no me plantee quedarme a trabajar en casa, pero el sentido común y yo sabemos que basta algo medianamente interesante para distraerme de mi trabajo, y resulta que Internet está lleno de ese tipo de cosas. Así que cojo la bici y enfilo el camino que me llevará a la oficina pasando por calles con legañas y avenidas remolonas que todavía no han acertado a despertarse.

Entro por la puerta y saludo en japonés. Sólo Michiko me contesta, pero ya no me extraña. Desde que no trabajo para ellos es como si yo no existiese, aunque lo realmente raro es que de vez en cuando me prestan atención preguntándome cosas que se le preguntarían a compañeros de trabajo “normales” como qué hice el fin de semana….

Pero ellos y yo sabemos que mi situación no es normal , y no sé si por envidia o por desinterés, hemos llegado a un acuerdo no escrito por el que nos ignoramos mutuamente lo más que podemos, y ya llevamos así más de un año.

La misma flecha del ordenador de casa aparece en el de la oficina, y también la apunto al icono que, esta vez, me suele decir qué hacer durante las ocho horas siguientes. El primer mensaje es de Michiko, dice que me ha dejado un postre japonés en la nevera, que está dentro de una lata y que me lo coma frío que está muy bueno. Sonrío y la miro, pero resulta que ella hace rato que estaba haciendo lo mismo. Mientras escribo la respuesta más amable y sincera que se me ocurre, pienso que hoy ya ha merecido la pena no haberme quedado a trabajar en casa.

Últimamente la hora de salir llega muy pronto y este martes, además, está muy bien señalada porque la profesora de la ceremonia del té va a estar esperándome a una media hora de viaje de allí. En Tokyo es mentir decir que se llega tarde por culpa de un tren, así que pongo especial atención en salir lo más pronto posible después de las seis.

Hoy Michiko no puede venir por temas de trabajo con lo que es la primera vez que voy sólo a la clase. Me siento nervioso, me da vergüenza y por el camino me voy inventando excusas para no ir, a pesar de lo cual me monto en el tren correcto. Menos mal que ni a mí mismo soy capaz de convencerme.

Entro y saludo en japonés mientras me quito los zapatos. La profesora me recibe con una sonrisa enorme. Pienso en que siempre la recordaré así, con esa sonrisa eterna que nos regala al llegar, y me apunto en un rincón que eso de sonreír tengo que hacerlo más para ver si alguien me recuerda a mi algún día de la misma manera.

Me habla en japonés todo el rato, aunque a veces se da cuenta de ello y trata de hablar en inglés aunque no va más allá de dos o tres palabras. Yo casi no tengo problemas para entenderla en japonés y me gusta mucho más que hable en ese idioma porque es lo suyo, pero en lo que ella considera un gesto hacia mí, de vez en cuando cambia a inglés y lo mantiene hasta donde puede que, gracias a Dios, no suele ser mucho.

Tiene onigiris preparados para Michiko y para mí. Siempre nos dice que como vamos directos desde el trabajo, que tendremos hambre y siempre nos tiene algo preparado. Me como el mío mientras ella última los preparativos de la clase, aunque no deja de hablarme quitándome de un plumazo esa estúpida sensación de nervios que tenía hace un rato.

Entonces empezamos. Repito los mismos pasos una y otra vez, pero siempre hay algo que corregir: el brazo está muy elevado, no mires al invitado directamente, el dedo meñique lo has separado al soltar el cazo, has echado demasiado té, el natsume es un dedo más a la derecha…

Todo lo dice de forma que no resulta ofensivo y además yo sé que se calla muchos de mi fallos de los que yo mismo me doy cuenta. Es todo un arte cómo es capaz de enseñar y corregir sin que el ego de uno se dé por aludido.

Pasan las dos horas como dos sorbos, y nos dedicamos a recoger los utensilios en silencio. La solemnidad sigue presente justo hasta el momento en que todo se ha recogido y nos saludamos con una reverencia de rodillas manteniendo la distancia entre alumno y profesor hasta ese instante. De repente vuelve la sonrisa, la jovialidad, la amabilidad, la ternura de la señora que prepara meriendas y pregunta por las novias que no tengo.

Trenes y pedaleos después vuelvo a casa, me quito el pantalón y veo que está manchado de verde. Algunos de mis dedos tienen todavía el mismo tono, y no estoy seguro si es en el paladar o en mi cabeza, pero yo noto el gusto del té por ahí dentro.

El sábado me preguntaron sobre el significado de la ceremonia y no supe qué contestar. Creo que hoy tampoco sabría describirlo, pero sé que tiene que ver con hacer de la calma el sentimiento mayoritario, de apaciguarse, de alimentarse de sosiego respirando templanza. De concentrar cuerpo, mente y alma en un pequeño ritual que es precioso si se sabe mirar, pero lo es más si se sabe escuchar.

Y lo mejor es que ese sentimiento no se va al cerrar la puerta de la sala, sino que sigue con uno hasta mucho tiempo después.

No sé… es como si alguien no me hubiese dejado de acariciar la nuca desde hace más de dos horas.

DSC_0012-1.jpg

«« ¡Otra camiseta! ¡IkuFuji! 母乳酒 – Bonyushu, el grupo de Miguel »»


29 Ikucomentarios
Así da gusto escribir posts!

  1. El Capitán dice:

    Ai Tosca, que hoy me has puesto sensiblón. Bonito relato, de verdad. Me han venido las imágenes a la cabeza, y eso es señal de que el texto me ha atrapado :D

    Y a ver si limpias el teclado, guarrete! :pliebre:

    :bythesegao:

  2. Winnie dice:

    Eres un poco guarrete, no??? Me recuerdas a uno que tu y yo conocimos hace un tiempo… bodamiedda, jajajaja.
    He leido hoy lo de la nueva ikucami, ami tambien me pediste opinion, eh?? :cry: ahora que no me acuerdo de cual elegi, jejejeje

    Te noto ultimamente mas sensiblon de lo normal, espero que sigas bien y con el ánimo bien alto.
    Un besazo

  3. Danikaze dice:

    Coincido con los anteriores comentarieros! Se te ve nostálgico. En parte tristón, pero en parte apreciando incluso los más mínimos detalles que hay que apreciar :)

    Espero que te animes por la parte que te toque, si es el caso, puesto que es lo que parece pero no sería la primera vez que nos equivocamos xD, aunque también espero que no pierdas ese toque sensiblero al escribir, xq tus historias cuando las escribes así creo que consiguen llegar al corazón de todos y cada uno de los que te leemos por aquí :)

    En serio, me encanta cuando escribes así ^_^

    Un día te voy a recopilar las historias que más me gustan xDDD

    un abrazo tío! :)

  4. T. M. dice:

    “…concentrar cuerpo, mente y alma en un pequeño ritual que es precioso si se sabe mirar, pero lo es más si se sabe escuchar “.
    Menuda frase para reflexionar.
    Hay mucha gente que no te ignora, hay gente que te quiere, sigue, admira, disfruta, ríe , llora…
    Tú compartes pedacitos de ti con nosotros, pero nosotros también lo hacemos contigo.
    No sigo que a mi esto me cuesta un tamago y encima lo hago fatal.

    Tas pasao pintando el teclao :pliebre:

    Un IKUBESO :kiss:

  5. pramundo dice:

    Cuando describís la relación con tus (ex)compañeros de trabajo, parecía que contabas mi vida. Las mismas frases, los mismos saludos.
    La ceremonia del té, como muchas otras cosas (japonesas y no japonesas) no sirven solamente para, en este caso, hacer té. Sirve para lo que comentás, relajarse, de darle un respiro a la cabeza y al cuerpo, y poder concentrarse en los problemas.
    El té lo venden en botellas, la calma no se consigue tan facil.

    A ver cuando le pasas un trapito al pobre teclado, que se te está transformando en Hulk!!

  6. Turris dice:

    Uff! Ha faltado así para que soltara la lagrimita…
    Pero creo que nunca me cansaré de decir lo bien que sabes dar la vuelta a las emociones.
    De la nostálgia y la soledad, a la paz y el cariño.
    Me ha encantado el relato de hoy.

    Pero tío! Eso qué es? Un teclado o nuevo ecosistema de moho y líquen!?
    No te es difícil escribir sin quedarte pegado a él?
    O será que se ha desparramao el maccha encima… Que el teclado no es un chawan!!
    :pliebre:

  7. Soy uno de esos que entra siempre y nunca postea. Pero hoy me has podido. Porque ese relato tiene mucha información implícita. Porque ha evocado miles de sensaciones que están un poco atrás (mi única experiencia de ceremonia del té fue hace más de 6 meses), pero sobre todo porque has evocado miles de sensaciones que aún no he tenido.

    Y eso, sólo pasa cuando alguien escribe de una forma… poderosa, digamos.

    Muchas gracias porque ahora mis manos huelen un poco a 抹茶 también.

  8. cristomc dice:

    :pliebre: y yo pensando que mi teclado nesesita una limpiez a urgente…ejejej gran post… yo creo que el relato quedaria bien con algun temita de balada japonesa para terminar de darle el toque nostalgico que tiene jejej…

  9. quicoto dice:

    Muy buen post Oskar.

    Me encantan estos relatos con los cuales me transportas a Japón, me pones tus zapatos y me haces andar un trozo de tu camino. Gracias.

    Un saludo !

  10. Dat dice:

    Muchas veces.. “oyendo” al maestro, me acuerdo de ti.. de esos momentos que dices vivir, y que transmites con esa facilidad y sensibilidad que tienes.. Me encantan esas historias cotidianas y que llenas con un toque especial en las nuestras..
    Como siempre un placer.

    Gracias.

  11. Sokaku dice:

    Lo que a muchos nos cuesta solo expresar su lo saber contar y encima lo sabes transmitir. Tienes un don que une a muchos, eso es mágico. Nunca pierdas este camino por el que dejas correr libremente trocitos de tu alma . Grácias a esta mágia que das en pequeños y preciosos post, nos depertamos o acostamos con algo hermoso en la cabeza y eso querido amigo es un gran favor que nos haces a muchos.
    De nuevo, un placer leerte y saludarte con este comentario un honor maestro del post.

    Un saludete, gracias amigo.
    :ikugracias:

  12. María dice:

    :parriba :) Refrescante como un popeye de limón en estos días de aburrimiento en el trabajo :ikugracias: por la entrada

  13. Deka Black dice:

    creo que la frase que cierra el texto resume a la perfeccion todo ^^ No se… ese tipo de sentimiento yo lo hallo en prepaprarme mi bocata de Nocilla. En todo caso ha slogrado transmitirlo el sentimiento ;)

  14. Allur dice:

    Kaixo!
    El té verde es adelgazante, disminuye el colesterol, los trigliceridos, protege contra la
    arterioresclerosis (información Internet Plantas Medicinales). :()
    Por el relax que te producen los movimientos acompasados debe ser como una especie de yoga. :D
    ¡Qué paciencia! que hay que tener para estar dos horas para preparar y tomar un té :roll:
    y con ¡control de los movimientos! :?
    Tu profesora es un cielo, como os cuida, ¡es todo corazón!.
    Gero arte!

  15. Allur dice:

    Otra cosita :roll:
    El teclado con fondo blanco queda muy bonito :()
    en lugar del tuneado en verde :!:
    para mi gusto. :D
    Ondo ibili!

  16. Allur dice:

    Arterioesclerosis, no buena. Té verde si bueno.

  17. memoriadepez dice:

    Aupa hi!!!

    Mucho dices de posts reguleros, pero merece la pena tragarse alguno para luego encontrarse con diamantes como este. Tu sigue así.

    La cami de Fuji mola, pero la que más me gusta sigue siendo la inocentona.

    Un Ikuabrazo. :ahivalaotia:

  18. Mario MS dice:

    Estas entradas tuyas me encantan, más que nada porque ademas de saber sobre las cosas que te rodean y tu vida de diario, también puedo sacar en conclusión el como te sientes en estos momentos. La situación de tu trabajo se me antoja solitaria y eso me apena bastante, puesto que tu no eres una persona que merezca esa soledad, me alegra sin embargo que encuentres refugio en esos pequeños detalles de la vida, una sonrisa de Michiko (Se vé que Michiko es una persona cariñosa y me alegro que por lo menos, al entrar en la oficina, haya alguien que vele por tí durante tu estancia en ella), ese postre japonés, la armonía espiritual de la clase de té…

    Espero que estos comentarios, como pequeñas cosas de la vida que tambien son, te animen y te hagan salir a delante, aunque sé de buena mano que eres una persona que no se rinde ante nada ni nadie. Puede que algún día consigas que te recordemos por esa sonrisa eterna que siempre regalabas, pero yo te recordaré siempre como aquel que lejos de su casa, luchó contra la soledad descubriendo y dando importancia a esas pequeñas cosas que hasta que no nos fijamos en ellas, no sabemos valorar.

    Un Abrazo Kokito.

  19. txema dice:

    hola

    compadre que se te nota nostalgico, triston, animo que la vida es buena, si ya no trabajas en la compañia porque sigues asistiendo? eres una clase de free o externo?

    en fin te dejo, me voy por un matcha frapuccino

  20. Tosca dice:

    A parte del agobio de los últimos días por tener todo preparado para las nuevas camisetas, yo estoy bien, pero como siempre, muchas gracias por vuestros mensajes y comentarios !!

    :ikugracias:

  21. buen post mamoncete! me pongo tierno hasta yo! :roll:

    Un abrazo!

  22. Winnie dice:

    Oyes :pliebre: , por que carajos no escribes??? venga a deconectarme y nada, el blog sin actualizar, pero tu crees que puedes tener a tus seguidores con la miel en los labios??? esperando y desesperando??? :ahivalaotia:

  23. Pau dice:

    Pasas de 0 a 100 en cuestión de segundos, muy bonito sí señor. Me hubiera encantado verte en una ceremonia del té, aunque visto lo que pasó la última vez que llevaste invitados :roll:

  24. almu dice:

    Otro bonito post para tu baúl de post chulos.
    Saludos en un caluroso sábado de Julio desde Madrid ;)

  • […] Esperando en Shinagawa Melancolía La chica que doblaba toallas Recuerdos El barrio donde vivo Un martes de té El paso de cebra Un lunes de Karate Érase que se era Las seis de la mañana Toki doki 時々 La […]

  • […] a internet ni megapixeles de móviles, ni tribus urbanas de Harajuku, pero sí con amores al té verde y desengaños con cerveza, soledades de interior y amistades de trenes, bares y futones, patadas […]

  • […] apareció de refilón lo de las clases de la ceremonia del Té, que yo ni lo buscaba ni ná, pero mira, fuí y me pareció algo chulo que sólo iba a ocupar tres […]

  • […] semanita que no me da la vida ni para sonarme los mocos a deshoras. Entre el currelo, los katas, las pasticas, las volteretas y el libro ya no sé ni en qué pino ando. Así que de mientras me busco en google, […]

  • […] Karate. Después la cosa se complementó yéndome porque había quedao con la profesora de la ceremonia del té, luego seguimos con esto de ocupar el tiempo y nos pusimos con el Yosakoi. Para acabar de liarla […]







  • :cuner: :ikukeke: :ikurruku: :ikukuko: :ikurruke: :ikukin:
    :parriba :ungusto: :D ;) :yahaaa: :bailongo: :felicianer: :desquiciao: :gusteresque: :descojoner: :vainas: :amosahi: :P :( :oops: :pirata: :kiss: :feliciano: :pabajo :menfadao: :asi-no: :fliper: :flipader: :cry: :malico: :ikullorer: :pirao: :espabilacopon: :otiaya: :palizero: :ostiejas: :nunchakero: :vergonzer: :siono: :romeo: :secretico: :posna: :gambiters: :coleguicas: :comillo: :sobader: :olakease: :cocinicas: :arrozico:
    :pelao: :flipanderer: :rascatecler: :gambi: :ahivalaotia: :peneke: :gustico: :pliebre: :copon: :gatostiable: :ikugracias: :bythesegao: :regulero: :ojetepalinvierno: :porsaquil: :censurer: :goku: :viejuno: :cebolleter: :triki: :ikufantasma: :estudier: :chiqui: