El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

Jairo, que es un señor que todo lo que tiene de alto lo tiene de majo, estuvo grabando y por fin ha salido el vídeo!!! ahí salimos todos liándola!!!

Celebración Mundial 2010 en Tokyo from ikusuki on Vimeo.


PhotoshopScreenSnapz001.jpg




Menudo fin de semana más, buff, no se ni como llamarlo a esto… que si absenta, que si cosas en lata, que si Camelotses, que si partidos… madre del amor hermoso, ha durao cinco días por lo menos!!!

Total, que la cosa estaba bien clara: nos juntamos todos en el Tasuichi de Shibuya, más conocido como el bar donde te dan cervecicas por 300 yenes, probablemente sea el más barato del lugar y el más parecido a un bar de los nuestros. El sitio ya venía siendo lugar habitual para ver los partidos desde hace tiempo, pero ésta vez había hasta un evento en facebook: teníamos que estar allí los más posibles.

Y bueno, en esas estábamos cuando al jefe le da por inventarse una milonga y va y dice que eso de que ande gente entrando y saliendo sin consumir que no le hace mucha gracia, y coge y se inventa que hay que pagar entrada. Dicho y hecho: hora y media antes del partido apaga las teles, quita la música y nos hace salir a todos. A las dos y media volvería a abrir pero cobrando 1000 yenes de entrada que incluyen tres bebidas. La gente flipaba… y aunque las condiciones no eran malas, porque seguía siendo muy barato, esto no se hace y por principios nos piramos la gran mayoría a otro lado. En fin, si tenemos en cuenta que era un domingo por la noche y que le teníamos el bar lleno, yo creo que se sobraron bastante…

¡¡¡Total!! que nos plantamos en el HobGoblin donde también había otra concentración, y estaba el bar a reventar….

Había un grupillo de menos de diez holandeses en una esquinilla que tampoco se cortaban mucho en animar, pero la verdad es que no se les oía con la que teníamos montada. Aunque a la que si que se le escuchaba era a una holandesa que pegaba unos berridos que no sabíamos si llamar a una ambulancia o darle una hostia (jajaja, esa es la hamburguesa que yo pedía en mi barrio: una holandesa sin tomate para llevar, jajaja).

En fin, el partido no os lo voy a contar porque seguro que lo visteis en directo, pero si diré que nos fuimos a Shibuya a pegar voces hasta que apareció la policia y nos intentó dispersar aunque nos acabamos yendo más por aburrimiento que por ellos, que ni imponían ni ná.

Ojo a la liada:



Insisto: a mi el fútbol me importa lo mismo que al Dr. Maligno la laca extrafijación, pero eso de liarla parda chillando cosas en tu idioma, ¡eso es impagable!



Pues ya que en el hosting no me dejan poner un listado con todas las entradas en la barra lateral, aquí va un post para que aparezcan todas juntas en algún lado y poder enlazarlo de vez en cuando. Ojo, que son ya [cartotalposts] entradacas!!, ahí es nada:



[cleanarchivesreloaded]

Toma toma la liada padre con el hosting. ¿Pues no resulta que me han mandado un par de emails ultimatum ahí a lo chantaje?. Dicen que el ikublog está monopolizando los recursos del servidor, que lo arregle, que está mal hecho, que tiene movidas raras que están perjudicando al resto de webs. Hombre, yo tengo claro que el ikublog es mucho ikublog pa cualquier maquinucha ahí, ¿pues no van y me dicen que la tabla de comentarios es la que la está liando parda?, y me cuenta el tipo, que me cae fatal con ese tono de Toni Soprano, que agilice esa tabla, que borre filas.

¡¡ Y un ojete moreno pa ti que te comas !!
:porsaquil:

Si hombre, voy a borrar los comentarios del blog, que son mi tessorooooo. Lo que he tenido que hacer es desactivar chuminadas que parece que no le gustan a los señores del hosting, aunque son gilipolleces como manatís: lo de “últimos comentarios” de la parte derecha, y en el “Hasta aquí hemos llegao” he tenido que quitar el listado de posts y dejar sólo los meses (ésta última me molaba como estaba, cachis).

Lo que más me ha fastidiado de todo esto han sido las maneras: han puesto el blog offline y me han amenazado con borrarlo si en 24 horas no soluciono las queries lentas que me han ido mandando. El caso es que el blog lleva así más de año y medio y nunca habían dicho nada, y de repente me la lían parda abriéndome “abuse issues”, y por supuesto el tiempo ese que ha estado inaccesible no me lo compensan de ninguna manera. Después de cada “arreglo”, me dicen que me ponen a prueba dos horas perdonándome la vida un par de veces más, y si paso lo que quiera que sea que miren, me otorgan el gran privilegio de dejarme en paz.

Bueno que es igual, ya tengo mirao otros hostings por ahí y a estos les van a dar mucho por el natto en cuanto caduque el contratico.

¡¡ A lo que íbamos !!

Yo quería poner aquí un par de foticas que tengo atrasadas del tito Fla y sus viajes por el mundo pelota achatao por los polos este por el que pulula cual viento de poniente.

Hola Oskar!!

Te mando esta foto con la camiseta del cienpiés en un lugar poco común, en la zona desmilitarizada (DMZ) entre Corea del Norte y Corea del Sur, muy cerquita de la frontera entre las dos Coreas.


DSC_0169.jpg



Y el caso es que salió vivo de allí y como también tiene la Ikufuji, se la llevó al sitio ese que siempre están en domingo:

4147949946_f76caa5612_b.jpg


¡Gracias tito Fla!
¡para quieto ya!

¡Dentro mapa!

Y para celebrar todo esto que os cuento, y de paso que los rizos del Puyol no se enredaron en el balón del gol de ayer…

¡¡Al siguiente que pida una ikucami le metemos un fuurin de regalo!!

Actualización: cami vendida y furin regalao…



Cada vez que salimos a algún lado, raro es que no haya nadie con cámara. Aquí va una recopilación de esas otras fotos de objetivos ajenos que sustentarán los recuerdos vividos y gritarán, en otros tiempos, que hubo otros tiempos… conmigo dentro.






Mi choza from ikusuki on Vimeo.





Desde hace un par de meses si le doy al botón de pause que tengo detrás de la oreja izquierda y me subo a una escalera para mirarme desde ahí resulta que estoy metido en un montón de tejemanejes a la vez. Y eso a parte de la rutina del currelo, Capoeira y Karate que por si solos ya dan para vivir dos vidas y media sin aburrirse.

¡Total!, ¡que aquí va una recpilación de jaleos en los que ando metido a lo todo list! (anda!! he puesto recpilación, jajajaja)

El trabajo

Esto más que un tejemaneje, es el tejemanejón padre con barba. Después de 3 años programando en Java, finalmente vamos a salir a producción en cuestión de semanas. Se verá si lo que empecé en Bilbao los fines de semana, va a ir a algún lado o se va a quedar en nada. Ojalá que salga bien, claro, pero si no es así, tampoco me voy a amargar ni un poco asín.

En todo este tiempo he estado trabajando en algo que me trajo a Japón, que me gusta, aprendiendo algo nuevo cada día, evolucionando a la vez que lo hacía el proyecto introduciendo nuevas tecnologías que aprender, descartando otras. Si con algo me quedo es con esas horas de investigación de APIs que integrar en el proyecto como los chats de Facebook / Yahoo / Messenger, o la que tengo ahora entre manos que mostrará la previsión metereológica en la ciudad del usuario. Supongo que si salimos de una vez a producción lo anunciaré por aquí, pero para que os hagáis una idea se trata de una especie de mezcla entre Facebook, LinkedIn y Plaxo pero a lo Toscano.

Por cierto, me he acostumbrado a currar desde casa, aunque me va a venir una factura de la luz que me voy a quedar chato porque tengo el aire acondicionado puesto todo el día. Pero por otro lado todos los días me cocino algo guay y me estoy convirtiendo en un chef del copón de la baraja, ojo a la pedazo de ensalada que me acabo de zampar no hace ni una hora:

DSC09977.jpg



Aunque a veces se den situaciones como la del Tofu Incident de ayer:

DSC09975.jpg


Por el combini sólo aparezco ya para pagar las facturas, y de paso aprovecho y oteo algún producto nuevo que probar por lo bajini, como el Aquarius Start Day este que sabía a flash de naranja descongelao sin chicha ni limoná:

DSC09973.jpg



Ikusuki

Acabo de acabar, valga la acabandancia, el nuevo diseño que pretendíamos sacar para este verano aunque estamos teniendo algunos problemillas con los que nos las imprimen, seguro que lo solucionamos pronto. Agradecer desde aquí a todos los amigos a los que se lo hemos enseñado que nos han dado su opinión (a los que no contestaron: ¡¡¡sosaínas, así os vuvuzeleen en toa la oreja!!!).

Ahora empieza el lío de elegir prenda, pedir presupuesto, plazos, envasar las prendas, etiquetas… ¡que no nos pase nada!. ¡¡Eso sí, el diseño mola!! ¡¡compradnos muchas!!.

Además ha llegado, por fin, a España un paquete con un montón de regalicos que he comprado aquí para dar con las camisetas. Pero la movida es que lo han retenido en la aduana en Madrid y ahí anda Bea como una titán peleándose con ellos para que lo suban pa Bilbao de una vez…

El libro

Aunque no haya vuelto a hablar de él, lo cierto es que sigo escribiéndolo y acumulando cada vez más material. Me gusta mucho coger historias antiguas del principio y reescribirlas. Recuerdo que antes me daba mucha verguenza contar lo que sentía, por lo que me guardaba mucho para mí. Ahora estoy cogiendo esas mismas historias y añadiéndole el corazón que les faltaba, reemocionándome con cada una, que rara es la que acabo de escribir sin haber soltao unos lagrimones ahí…

El otro diseño

Hay un evento que va a traer a Tokyo a uno de los maestros de Capoeira más famosos del mundo, y me han encargado un diseño para las camisetas oficiales. Ideas no me faltan, ahí ando buscando huecos entre unas cosas y otras para sacarlo adelante. Nos hemos propuesto dibujar una roda con caricaturas de los profesores de aquí y el maestro tocando el berimbau, ¡y el caso es que las caras se parecen bastante!. ¡Ya os lo enseñaré cuando lo acabe!. Aaaa, que buena idea fue la de apuntarme a Capoeira, qué pena no haber encontrado el sitio antes, tan cerquita de casa que está. ¡Gracias Noriko por llevarme!

DSC_0039.JPG


El campamento de Karate

Este año dura tres días y a parte de Karate, hay un curso intensivo de nunchakus… no iba a ir porque el presupuesto no lo tengo muy allá, pero esto de los nunchakus promete!. Ahí ando echando números y dándole a la pelota que si que no, que caiga un chaparrón y me pille dentro casa.

DSC09986.jpg


El examen de segundo dan de Karate

Fue el sábado pasado y entre unos y otros no me acabaron de aclarar qué era lo que entraba justo. Tengo un libro en japonés con una pequeña traducción al inglés, pero no cuadran algunas cosas. Así que lo que hice fue irme allí con una cámara de vídeo y grabar el examen de otro, ahora ya tengo clarísimo qué se me va a pedir en septiembre cuando me presente. La pena es que no se me hubiese ocurrido la idea tres meses antes porque podía haber hecho todo perfectamente ahora mismo, katas incluidas. ¡Cagüen!

DSC09987.jpg


Las zurpias

Jajaja, hacía mucho que no usaba esa palabra. Esta es de mi madre y vale para cualquier trasto que haya por ahí tirao. El caso es que ando intentando deshacerme de gaitas que tengo por aquí que no uso para nada. Así a bote early me salen un par de altavoces Roland y un teléfono, todo funciona perfectamente pero a mi no me valen para nada, así que si alguien de Japón los quiere, que lo diga que se lo doy, ahí van un grupico variopinto de pixeles arrejuntaos:

Lo que no son zurpias

Con el cierre de la oficina me traje un montón de material tanto de mi empresa anterior como de la nueva, ya que todo estaba en el mismo lugar. Que si cuatro monitores LCD, dos servidores, la mesa y la silla… buff, si me pongo a enumerar todas las historias que me traje, overfloweo a google y le quito otra raya al iPhone 4. Total, que también ando quitándomelo de encima, pero esto no lo regalo porque vale una pasta. Puse un par de anuncios en la Metrópolis, y han funcionado flipantemente, en una semana vendí dos monitores que me sobraban. Había que verme a mi un domingo postgambitero multiojeril polialientítico por la mañana con un monitor de 21 pulgadas debajo del brazo por esas calles de Tokyo en busca de la chica filipina “de polo blanco y negro a rayas” que me lo compró…

Todavía me quedan dos servidores que son bastante buenos, pero unos mamotretos importantes que ocupan bastante. Los vendo por ¥45.000 cada uno, y el caso es que la chica filipina dice que igual me compra uno para su hijo. Son servidores, que yo había pensado sólo en empresas y similares, ¡no se me había ocurrido que como ordenadores de sobremesa pueden ser la caña!. Este domingo se viene a casa a verlo, a ver si lo pilla, tiene su gracia que un servidor con RAID lo vaya a usar un chaval para hacer words, ¡juas!

Si alguien en los Tokyos está interesado, aquí están las características. De momento me los anda vigilando el cherif pa que no se me vayan detrás de alguna iPad con minifalda:


DSC09979.JPG


La incertidumbre

Aunque desde que he llegado a Tokyo todo ha sido prácticamente una incertidumbre continua, ahora es cuando me toca intentar de una vez por todas que deje de serlo. Me explico: me encanta mi trabajo, pero es una startup registrada en Irlanda, con lo que el sueldo es escaso, y ahora más por el cambio Euro – Yen, y no me pueden tramitar el visado. Lo primero depende del éxito o fracaso de nuestra salida a producción y para lo segundo hay diversas alternativas más oscuras que la titularidad de Fernando Torres estando el león Llorente (ojo al chiste futbolístico que no se volverá a repetir en toda la eternidad!, ojo no te lo pierdas!).
La solución directa sería buscar trabajo en una empresa japonesa, no creo que lo tuviese demasiado difícil pero me da pena infinita abandonar este proyecto del que soy parte tanto como mi jefe porque prácticamente lo diseñamos a medias.

Una vez solucionados ambos, mi vida se normalizaría (si semejante palabra se me puede aplicar, que a veces pienso que soy un disparate con patillas). Con dinero y un visado en condiciones tendría la estabilidad suficiente como para planear visitas a Bilbao, o Extremadura, o dondequiera que estén mis padres en ese momento, plantearme vacaciones por Asia con el tío Flapy, visitar Japón más allá de Kyoto…


DSC09990.jpg


Así que ya veis en qué montón de chanchullos ando metido, y los que tengo ahí en cola: sacarme el noken 2, subir al Fuji, ir a Miyajima a correr detrás de los ciervos, pasear por Okinawa e intentar dar con el dojo donde dio clases mi profe Hirokazu Kanazawa a Elvis Presley, comprarme una Nikon D90, sacarme una foto con la bici en todas y cada una de las estaciones de la Yamanote, hacer un corto a lo malviviendo con el zordor y el lorco por Tokyo, conocer a una moza limpia y con maneras que no meta los pies padentro al andar, aprender a usar el Final Cut Pro, matar a la actriz que hace de Sookie que da por saco de noche y de día, sacarme una foto con Jackie Chan, crear un grupo de señoras en Facebook que no exista, japonear con las de japoneando, comerme treinta y siete gyozas del tirón, pegar a un agente inmobiliario, comprarme una moto…

buff!!!!


Buenoooo, que como más o menos dijo uno que vino mucho un poco y luego ya no volvió:

¿y de mientras?
¡Pues viviendo!
:gustico: :gustico: :gustico:




A mi el fútbol me interesa lo mismo lo mismito que a un manatí el iPad, pero a nada que uno tiene una miaja de vida social se ve envuelto en el semejante disparate que es esto del mundial. Los carteles de publicidad, las tiendas, los bares, los anuncios de la tele… ¡¡va todo de lo mismo!!

Hasta las conversaciones típicas que solía tener con los compañeros de Karate se centran en los partidos de España y Japón. De la selección sé que empezó perdiendo, pero que ahora va ganando… ¡ah! y que hay uno del Athletic que a pocas mete un gol de cabeza, que le dedican una noticia entera en el correo digital a semejante hazaña que revolucionará el mundo.

¡Ojo, que tampoco es que sea un amargado que me esté quejando, que a mi esto no me molesta!. La verdad es que porque no me ha cuadrado con el currelo, pero si saliese un plan de ir a ver un partido con los colegas a un bar por la noche, me iba a verlo seguro porque risas no iban a faltar. Y cervezas tampoco.

Total, que hay mundial, y que Japón parece que no lo ha hecho tan mal como esperaban. Ahora ya están eliminados, pero en todo este tiempo ha coincidido que me he escapado tres veces de gambiteo por Shibuya, y las tres veces han puesto en el club una canción con la que se volvía todo kiski loco entero ahí dando saltos. La he estado buscando para el post regulero, y la he encontrado, es una que han hecho los de Exile para animar a la selección japonesa que se ha convertido en todo un himno ya, típica de estas pegadizas a más no poder. Se llama “Victory” y hoy es la primera vez que veo el vídeo en condiciones, la verdad es que estos elementos de Exile dan un poco de grima ahí a lo Backstreet Boys en plan pa chulo mi pirulo y sólo molamos yo y mis gafas de sol estilo soldar vigas, pero bueno, en fin, en el mundo tiene que haber de todo y les tendremos que dejar que vivan, digo yo.

A mi es que me trae otros recuerdos mucho más gratos que ver a dos manadas de rascayús dándole a una pelota, porque ha coincidido que las veces que la he escuchado a todo volumen en la disco, me lo estaba pasando como un hobbit. Así que aquí la pongo como post regulero del miércoles, y de paso para que no se me olviden esas tres noches épicas:



Juas, me estoy acordando de cuando sonó la parte de las palmas la última noche, jejejeje, madre mía, madre mía, madre miaaaaaaaaa

¡¡¡ Este siiiii, este es
:regulero:
como él solo !!!



Probablemente aquella fue la historia más bonita que me haya pasado nunca.

En el vuelo de vuelta a Tokyo desde Frankfurt trabé amistad con mi compañera de avión y en lo que volábamos por la mitad de Rusia resulta que íbamos cogidos de la mano por debajo de las mantas. Recuerdo esa historia, la recuerdo a ella con especial cariño como si no hubiese sobrado o faltado nada. Recuerdo su sonrisa, sus ojos cerrados mientras dormía sobre mi hombro, su pelo haciéndome cosquillas en el cuello, su aliento a los snacks del avión.

Es curioso, me acuerdo de todo lo referente a ella, incluso de algunas de las fotos que me enseñó de España, todas de grupo y todas haciendo la V con los dedos. Hasta me viene a la memoria la ropa que llevaba ella en ese momento aunque no tengo ni idea de que llevaba yo ni que había de menú. Del viaje sólo sé que hubo turbulencias, después besos y que el avión pareció llegar en la mitad de tiempo.

Nos separamos en el aeropuerto como si nunca nos hubiésemos conocido, ella con sus padres y yo con mis maletas. El adios nos lo dijimos justo después de soltarnos las manos cuando el avión acabó de aterrizar, y luego sólo hubo miradas que se cruzaron aquí y allá por la ruta semiseñalada de la terminal, ahora en la cinta transportadora de equipajes, luego en el control de pasaportes, después en la estación.

Más que un sayonara, fue un hasta luego, porque los dos teníamos el teléfono del otro y sólo hacía falta esperar a que alguien se atreviese a sacar fuera del avión una historia tan perfecta para tratar de rodarla en la vida real. Mismos protagonistas, distinto escenario, guión por escribir.

Fue ella la que mandó el primer mensaje.

Vivía lejos, pero venía dos veces al mes a Tokyo a un curso de algo relacionado con Ikebana, aunque nunca lo tuve claro del todo. Y algo así como un mes después de perdernos entre equipajes y azafatas, volvimos a vernos sin cinturones de seguridad de por medio. Fuimos a cenar a un izakaya en Shibuya y la primera media hora fue horrorosa. No teníamos absolutamente nada de que hablar, cada vez que uno hablaba de algo, el otro se quedaba bloqueado. Risas tensas, fuera de lugar, incómodos silencios, conversaciones sin punto y seguido. La novedad, la frescura del avión pareció no existir y cuando la despedí en la terminal de autobuses, no fui capaz de quitarme el vaho de tristeza del alma que se quedó allí por unos días empañando el recuerdo de una historia preciosa.

Pero lo volvimos a intentar porque nos lo merecíamos con creces, teníamos que hacerlo.

Al de dos semanas volvió y quedamos de nuevo. Estrenaban la película del Ché y quizás porque no tuvimos que hablar demasiado, la cosa fue a mejor. Casi creí que de haber luz de por medio, nunca íbamos a saber que hacer. No es que sobraran besos cual adolescentes en celo, sino que parecía que sentirnos uno al lado del otro era más que suficiente para los dos, o más bien que no había más remedio dado que no éramos capaces de mantener dos conversaciones seguidas coherentes. Resultó que más allá de los tópicos sobre España y Japón, estábamos vendidos como los perfectos desconocidos que habíamos sido siempre.

El vaho no se acababa de ir; no parecíamos los mismos que deseábamos que el avión tardase tres horas más en aterrizar en Narita. Y nosotros no acababamos de despegar.

Como en la canción de Mecano, la siguiente vez fuimos a un concierto, el de Coldplay en Saitama. Ella consiguió las entradas, todavía no sé como porque estaban agotadas desde hacía tiempo, y por lo menos esa vez parecía que compartíamos gustos musicales. Después me confesó que nunca había escuchado Coldplay, pero ya no importó. De nuevo las manos se unían en la oscuridad, y sólo en la oscuridad. Cuando nos fuimos a cenar esa noche, supongo que por la emoción de lo vivido, acertamos a hilar una buena conversación que acabamos al amanecer. Si hubiese que ponerle un sentimiento a la despedida en la estación, sería esperanza.

Volvimos a quedar dos veces más. Pero, casi como temía, fueron los dos días más aburridos de la historia de los días aburridos. Tardes incómodas, sin saber que hacer ni donde ir, sin saber cómo actuar con la chica con la que viví la historia probablemente más preciosa de mi vida.

Y de mutuo acuerdo, aún sin decirnos nada, decidimos no volver a llamarnos más.

Hasta hace unos días, año y medio después de nuestro último desastre, cuando en un mensaje me contó que se ha vuelto a su pueblo natal a unos cuatrocientos kilómetros de Tokyo, que vio que había perdido España y se acordó de mí. Dice que se acuerda mucho de la comida de Andalucía, de las gentes… del viaje de vuelta conmigo. Me pregunta si todavía tengo las zapatillas de la goma blanca que tanta gracia le hicieron, que si he aprendido a manejar la cámara de fotos, que si he vuelto a coger un avión.

Y yo, ya sin vaho, le contesto que no, que no he vuelto a coger ninguno desde entonces. Y mientras sigo escribiendo, rememoro todo a la vez: las horas de vuelo abrazados y los paseos por Tokyo sin saber que decir, los besos en el asiento de ventanilla a escondidas de sus padres y mis conversaciones de Karate que sólo me interesaban a mi… y si agito un poco el baúl de los recuerdos y lo vuelco en busca de un sentimiento, seguro que cae el de ternura. Fue la historia más romántica que haya vivido nunca y ahora, con la perspectiva del tiempo, creo que fue infinitamente tierno que intentásemos una y otra vez repetir aquella magia, que tratásemos de dar, sin éxito, con la receta que nos hiciese llegar a algún lado mientras nos aburríamos, a morir, el uno con el otro en cada intento.

mensaje.jpg




Siempre me ha hecho mucha gracia éste sitio cerca de mi casa donde van a jugar al golf. Al principio solía ver de vez en cuando a gente que iba toda preparada con los palos al hombro y pensaba que habría algún campo pequeñito cerca. Lo que hay es un lugar todo cubierto con red donde van a darle a la pelotaca… yo lo veo como la cosa más aburrida del mundo, pero la verdad es que siempre hay un montón de gente.

En fin, no creo que me vean a mi nunca ahí dentro.


Todavía estoy por averiguar algo que no se pueda hacer en Tokyo…