El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

Mucho ha pasado desde aquella semana en que se lío pardísima en mi empresa anterior, no me había vuelto a acordar hasta hace un rato que revisando fotos para el ikulibro me he encontrado con las de la tarjeta de visita que dejó uno de los policías en mi mesa.

Que iba a haber lío se veía venir desde que llegó el irlandés, un tipo lleno de complejos acentuados por su propio ego que trataba de ocultar con palabrería vacía. Incomprensiblemente, me lo hicieron jefe del departamento de diseño, lo que tampoco era decir mucho en una empresa tan pequeña. El tío era un borde, con todo el mundo, no era capaz de tener una palabra amable con nadie, su manera de conversar era hablando más alto que el otro en vez de dejar que acabase y no digo yo que no tuviese talento para el diseño, pero yo la verdad es que no se lo acabé de ver.

Por aquél entonces yo cometí uno de los errores más gordos desde que llegué aquí, y es que me eché novia dentro de la empresa. Ella hablaba inglés veinte veces mejor que yo, tenía muchísimo genio y aunque a veces era algo bonito trabajar juntos, lo cierto es que acabamos por no saber distinguir los compañeros de trabajo de dentro de la pareja de novios que éramos fuera. Total, que tampoco viene al caso, porque el caso es la que se lió. Ella fue la primera, mi novia, la primera que se cansó de aguantar a un tarado que parecía estar enfadado siempre y le contestó, le contestó muy mal, le montó un circo que no digo yo que estuviese justificado siendo él su jefe, pero que tenía que acabar montándose de alguna manera. Y la echaron, directamente, sin darle tiempo a disculparse, al día siguiente le dijeron que no volviese.

Ella las pasó putas, esto lo sé yo mejor que nadie porque me tocó muy de cerca, pero bueno, en la empresa pronto le encontraron sustituta, una chica recién salida de la universidad que parecía no enterarse de la misa a la media y que ponía todo su empeño en sacar las cosas adelante.

El otro estaba más calmado, como si el sacrificio de la anterior hubiese aplacado su ira al estilo de los Dioses… poco duró el asunto, día si día no le acabó por hacer la vida imposible a la otra pobre que más de una vez salió a la calle con la lágrima asomando. Así hasta que la vimos un día sacando fotos de la oficina: a su ordenador, al del jefe, a los papeles del presidente… hasta que alguien le preguntó qué andaba haciendo y entonces ella se fue para no volver, así tal cual.

Los que si que volvieron fueron tres sindicalistas que parecían más yakuzas que otra cosa. Entraron en la oficina por las malas exigiendo hablar con el presidente, le llevaron unos papeles por los que decían a gritos que debían darle una indemnización a la chica por maltrato en el trabajo, que hasta que no los firmase de allí no se iban. Y no se iban, no… se dedicaron a pasar por las mesas de cada uno de nosotros en plan provocando, sin llegar a tocarnos ni tocar nada, pero riéndose y hablando entre ellos con un tono despectivo que acojonaba. Yo pensaba que como me tocasen, soltaba una hostia y salía corriendo, por mucha razón que creo que tuviese la chiquita… la cosa estaba muy tensa.

Hasta que llegó el presidente y la tuvieron gorda, gordísima que casi se pegan. A grito limpio en japonés se llamaron de todo, se empujaron, llegaron a las manos y a los pies, pero de allí no se iban. Entonces llamaron a la policía, y llegaron cuatro, dos detectives con traje y dos policías de uniforme y se dedicaron a hacer preguntas a todo Cristo mientras echaban a los semimafiosos. Sacaron fotos de todo y de todos, nos interrogaron uno por uno y a mi me tocó contar en japonés todo lo que supiese sobre la situación, lo cierto es que me explicotee como pude, que seguramente fue poco y mal. A partir del día siguiente por miedo a que volviesen, la puerta de la empresa estaba cerrada y sólo los que teníamos llave podíamos entrar.

Al de unos días llegó una citación judicial y por lo que sé, la empresa tuvo que pagar finalmente indemnización por la forma en que hicieron las cosas con esta pobre mujer, que demostró tener unos huevos como Daibutsus. Yo tuve movida gorda porque comentando la jugada por el messenger con otra compañera de trabajo, resulta que estaban monitorizando todas las conversaciones y el susodicho irlandés llegó a leer poco más o menos que le llamé hijo de la gran puta, merecidamente por cierto. El presidente me “sugirió” que le pidiese perdón, pero yo no lo hice nunca porque me tomé que me espiasen como una ofensa personal. Al de un mes dejé la empresa, al de tres meses cerraron y entonces yo seguí trabajando en el proyecto desde casa, el resto más o menos ya lo sabéis. Ahora estoy felizmente empleado en otro sitio que parece normal, hasta el momento, tocaremos tofu por si acaso.

Hay que ver. Ya es la segunda oficina en la que estoy que pasan movidas gordas, una en Bilbao y otra en Tokyo. ¿Seré yo? madre mía… de momento el messenger no me lo he instalao, no vaya a ser que nos soltemos…




:ojetepalinvierno:


En Ibaraki, a hora y pico de Tokyo, está la ciudad de Hitachi donde desde que se descubrió cobre allá por el año 1600, no se han parado de crear fábricas e industria alrededor del metal. A mi me sonaba el asunto por la empresa de mismo nombre, y es que se fundó en esa ciudad y parece ser que después del gran terremoto de la región de Kanto de 1923, fue de las pocas que quedaron en condiciones así que la ciudad prosperó muchísimo. Luego ya vinieron los americanos que sabían que era un punto importante, y se dedicaron a tirarles bombas durante la segunda guerra mundial, pero bueno eso es otro tema.

Pues en el mismo sitio donde después de la guerra los americanos se quedaron una campa para seguir practicando bombardeos, ahora tenemos un parque enorme que queda al lado del mar. Cuando digo enorme, es enorme, tanto que hay un tren-autobus que te va llevando por los distintos lugares porque no hay tutía de recorrérselo andando. Nosotros fuimos porque nos llamó mucho la atención unas fotos de una especie de colina con unos arbustos rojos que parecían de otro planeta, y para allá que tiramos aprovechando un domingo.

Lo primero que vimos fue un parque de rosas, muchos tipos de rosas distintos, la mayoría gabachas, que por lo visto son famosas, no si los gabachos al final van a tener de todo, sólo les falta nacer desencabronaos:

Yo sacando fotos a las flores y a un perro, Dios santo, en qué demonios me he convertido, que alguien venga a darme bofetones ya!!!! en el nombre del padre! en el nombre del padre! sal de mi cuerpo!!

En fin, después había un pequeño parque de atracciones para la chavalería, y menos chavalería también que yo estaba deseando montarme en todo!

Y ya después, por fin, llegamos a la colina marciana, la pequeña montaña llena de gizmos agachaos que te deja con miedo mirando al cielo no vaya a ser que llueva y se líe parda:

La cosa pilla lejos, como hora y media desde Tokyo entre tren y autobús, pero a nosotros nos mereció mucho la pena. Yo en mi vida había visto unos arbustos de este color puestos así, de verdad que parecían animales con pelo ahí recostados. Nosotros llegamos un poco tarde, parece ser que un par de semanas antes estaban todavía más rojos. En cualquier caso, salimos muy muy impresionados de allí, era como estar en otro planeta!


:ojetepalinvierno:



Esto del buscamiento de currelo digo yo que dependerá mucho de lo que se mueva y por donde lo haga cada uno, así que no me toméis todo al pie de la letra y luego me vengáis pidiendo cuentas si no sale la cosa. Yo cuento aquí lo que he hecho y lo que yo creo que sería mejor hacer, que lo mismo he conseguido curro de chiripa, o lo mismo no, que el lo mismo lo mismo es lo mismo como lo mismo no es, que para eso está ahí mismamente.

Total, yo tiré al principio por preguntar a los amigos del ramo, que son la gran mayoría (lo que no quiere decir que sean muchos). Por cierto, hay que ver que bonico seria tener amigos cocineros o barmans, pues no, casi todos rascateclas ahi!. Bueno, pues poco más o menos todos me vinieron a decir que en Tokyo la cosa se hace por recruiters. Esto que suena a serie americana, no son más que empresas de selección de personal evolucionadas, normalmente te registras en su web y te llaman para una entrevista en sus oficinas donde vas paso a paso contándoles tu vida laboral, el tipo de trabajo que te gustaría y el sueldo que más o menos te cuadraría. A partir de ahí, ellos te buscan ofertas de trabajo, si hay alguna que pinte bien, lo que hacen es maquearte el Curriculum para dar énfasis en lo que ellos creen que importa en ese caso, y si es menester, pues te concertarán una entrevista con la empresa real, la que está buscando a un rascayú de buena familia como tu para sus filas.

Si la cosa sale bien y te quieren coger éstos últimos, el papeleo lo haces con los recruiters, vamos, que vas a currar a esa oficina pero tu empresa es la otra, aunque no la pises más que para firmar los papeles.

Es una mierda o está muy bien, depende de como se quiera ver. Un vinagres podra empezar aquí a decir que son unos ladrones porque se quedan parte de tu sueldo, que un ojete pa las subcontrataciones y obviedades del pelo. Lo que yo he visto es que he conseguido curro en una empresa grande gracias a ellos, que las condiciones son muy buenas, que me tramitan visado, seguro medico y todo el tinglao, y que me han tratado guay. Si no hubiese sido por esta gente, sería prácticamente imposible que hubiese yo entrado a trabajar donde estoy. Claro está que en un mundo ideal las empresas contratarían directamente a gente dándoles el sueldo que se merecen sin intermediarios, pero en ese mismo mundo perfecto tampoco existiría Sookie, y el que hace de hijo del Águila Roja se habría metido a FP a hacer fontanería en vez de a actor.

A lo que íbamos, que tu no sueltas un duro nunca, todo esto es gratis, aunque claro, ellos le cobran más al cliente de lo que te pagan a ti, pero hay que entender que te buscan curro y te ofrecen asesoramiento y en todo ese periodo no les das nada, ni después tampoco, al menos conscientemente.

Así que el primer paso: traducir el Curriculum al inglés y registrarse con todos los recruiters que se pueda:

Robert Walters
Wall Street
Skillhouse
Hays Recruiting
Bios
East West Consulting
Next Move Japan
Vision Consulting
Tradewinds Consulting
Stoneman Corp
Nexus Corp

Algo importante: la mayoría de las ofertas de trabajo las comparten entre ellos, es decir, que es probable que estemos yendo a por la misma oferta de la misma empresa final a través de dos recruiters distintos, por ello es importante llevar la cuenta de a por cual vamos y con quién. Los recruiters nunca harán nada sin consultarte, siempre te llamarán para contarte lo que han encontrado y te preguntarán que hacer. Además, ellos saben que es normal que uno esté registrado en más de una, así que se puede decir abiertamente que ya se ha echado en tal o cual oferta a través de otros.

Corto aquí el rollo para decir que el 90% de los recruiters que me he topado son unos siesos fríos que han pasado de mi, excepto dos: Skillhouse y Roberts Walters. Uno no espera que le pongan un plato de aceitunas en la puerta, pero al menos un mínimo de interés y trato humano, ha habido un par con los que repasé el Currículum en 2 minutos y luego no he vuelto a saber de ellos.

El segundo paso es ir a lo infojobs estilo Tokyo: tirarse media vida registrándose en webs de empleo rellenando mil millones de campos con lo que has hecho desde que saliste de EGB, recreos incluidos. Es el coñazo mayor del reino de nunca jamás, pero el que algo quiere algo le cuesta mis queridos chatos morenos, que a casa no te van a venir a buscar.

Una vez que lo haces, lo suyo es recorrérselas todas las mañanas viendo lo que hay y apuntándose a todas las que se pueda, se cumplan todos los requisitos o no, que nunca se sabe. Este mundo se solapa con el de recruiters porque muchos ponen las ofertas de empleo ahí directamente, así que no es raro que te contacte un recruiter en vez del cliente final. Es igual, lo importante es no perder oportunidades, y mi currelo lo conseguí así: web de empleo – recruiter me contacta – entrevista con ellos – echamos a otra oferta que no tenía nada que ver y por la que no dábamos dos duros – me cogen y aquí estoy.

Aquí van las que he usado yo, sobretodo y con mucha diferencia, la primera:

Careercross
Daijob
Job Japan
Find Jobs in Japan
Job Dragon

El tercer paso que seguí yo fue ir a por las empresas directamente, es bastante improbable obtener respuesta, pero mejor eso que estar tocándose los colganderos a la hora de comer y luego quejarse de que el mundo está en contra de tu raza de demonio blanco. Uno se va al Google y se pone a buscar empresas de IT, que hay millones, o las mismas que ponen ofertas en las webs de empleo, yendo directamente a por ellas. Practicamente el 90% de las webs de estas empresas tienen una sección de empleo, y si no, mail al canto a la seccion de “Contact Us”. Yo así he hecho dos entrevistas, a parte de las tres que hice con Google, aunque sin éxito ninguna, contando las de Google (ellos se lo pierden, anda que no iban a ganar en gambiterismo!).

Lo importante es que siempre hay algo que se puede hacer, o así lo veo yo: el listado de empresas de informática – IT en Tokyo es interminable, me podria tirar enviando CVs hasta mayo, y entremedias a aprender lo que se pide, que teniendo una mínima experiencia programando, es cuestión de acostumbrarse a la sintaxis de los nuevos lenguajes de programación / frameworks.

Hablando de, aquí va lo que me han pedido a mi, lo que se cuece en el nabe currelero:

Java: hay ofertas, bastantes, de programadores senior, todas para el mercado financiero, todas te piden tener experiencia en el sector de los billeticos. Java en Tokyo se usa para tradings y bancos, hasta donde yo puedo leer. Todavía se oyen palabras como Struts / Spring, pero sobretodo movida de trading, transacciones, procesos multihilo en tiempo real y un protocolo llamado FIX o no se qué.

PHP: tambien hay, más de las que yo pensaba, pero con algun framework: Zend y CakePHP los dos que más. Me da rabia porque estoy convencidísimo que está tirao aprender alguno sabiendo ya PHP y mucho de los equivalentes en Java, hubo una oferta en concreto que si me hubiese pispao del Cake, estaría dentro. Es más, llevo en el curro de ahora una semana aprendiendo por mi cuenta y es la chorrada más gorda que ha parido bit.

C++, C#, Objective C: anda que no se nota el asunto iPhone / iPad, había de vez en cuando ofertas orientadas al desarrollo de aplicaciones para estas plataformas donde parece que poco a poco todas las empresas de desarrollo se estan mojando. Y esto ira a mucho mas con la Apple Store de aplicaciones, un ojo puesto dejamos al asunto, aunque ponte a reaprender C después de media vida currando en Java (ojo, que si hay que hacer, se hace, que no estamos para romper nóminas).

Perl, Python, Ruby: hay, es como el kit: te piden los tres, en plan sabes Ruby y alguno de scripting y te ajuntamos. Habia menos que de Java / PHP, pero suficientes como para tener en cuenta aprender en un futuro no demasiado lejano.

JLPT nivel 2: la mayor de las trabas, el mayor obstáculo con el que me he topado, ni con Parkour había manera de saltar este muro en el 90% de las entrevistas que he hecho. Rabia infinita: puedo manejarme con japonés sin demasiado problema dentro de la empresa, pero no es suficiente, hay que saber leer y escribir. Hay que entender, por encima de todo, que estás en Japón, que vas a trabajar en una empresa japonesa, que es algo tremendamente básico que sepas japonés. Uno puede pensar que total, programando da igual que no hables el idioma, pero es que no es así. Un tío al que hay que hablarle en inglés es un problema o lo va a ser en alguna ocasión: no se coscará de una llamada de un cliente, habrá que traducirle emails, cualquier papeleo que tenga que hacer fuera va a tardar el doble…. es de sentido común. No saber japonés hace que el porcentaje de ofertas de empleo al que puedas aspirar se reduzca a un 25%, sin exagerar. Lo entiendo, lo acato, y me enrabieto por no haber espabilado los últimos 4 años para haberme sacado el nivel 2, que es del que se empieza a hablar aquí. El 3 no vale para nada, es así.

Y hasta aquí mi experiencia de búsqueda de curro… desde que me puse en serio hasta que me senté en la silla de la oficina han pasado unos dos meses y medio en los que he podido hacer, sin exagerar, unas veinte entrevistas entre recruiters y empresas. De todas esas no he descartado yo ninguna, y he aceptado la única en la que me han hecho una oferta real. Creo firmemente que si hubiese tenido el nivel de japonés requerido, hubiese podido hasta elegir. Ahora toca hacerlo lo mejor que pueda donde estoy para que dure más tiempo, y de mientras estudiar para el JLPT 2 con toda mi alma.

¡Mecagüen!

DSC00361.JPG




Aquí va el primer y único combate… a ver que se entiende aquí…


Pues lo que pasó es que me descalificaron por falta de control, hubo dos patadas que le dí en la cara y reconozco que la segunda fue bastante fuerte aunque no estoy para nada de acuerdo con la primera amonestación. En cualquier caso esto no tiene nada que ver con racismo como han dicho por ahí, eso segurísimo.

Si en la anterior competición parece que faltó un poco más de fuelle, en esta por lo visto me pasé… habrá que intentar dar con un término medio para la siguiente. A pesar de haber perdido tan pronto, hay algo de lo que estoy muy contento: controlé muchísimo los nervios, estuve muy sereno todo el combate. Creo que sigo por el buen camino. ¡Ahora a por el examen de segundo dan, que lo tengo el día 25 de Navidad! Oss!!!

Aquí va otro vídeo del mismo combate grabado desde otro ángulo por Alain, en éste se ve la cosa un poco más clara:



Menuda semana llevo… desde que he empezado en la oficina no estoy en casa nada más que un ratico a las noches, lo justo para meterme al sobre, y es que como salgo un poco tarde, ando cuadrando mi vida para seguir haciendo lo mismo que hacía antes. Por ahora va la cosa bien, no me quejo ni un poco así, que de amargaos está el mundo a rebosar.

Total, que este fin de semana viene pardo: mañana competición de Karate, el campeonato de Otoño de la ciudad de Ota. Ya iba tocando, hace un huevo que no compito y tengo muchas ganas!. Si en la última salí contento porque me veía más ágil quizás por Capoeira, ésta vez ¿se verá algo distinto por el Parkour?, jaja, si veo que el tío se pone farruco echo a correr gradas arriba!

Encima, estreno Karategi, que los colegas de Tokyo pusieron bote y me compraron el más rechulo que había… ganar no se si ganaré algo, pero voy hecho un San Luis!!

Dicen que se vienen a verme, si a alguno más le apetece y no tiene nada que hacer mañana por Tokyo, que sepáis que se llega en un titá desde la estación de Heiwajima, que queda allá por Shinagawa. El sitio es el “Oomori Sport Center”, vamos, un polideportivo de los de toda la vida, ahí va un mapica:


Ver mapa en gordo

Yo tengo que estar desde las nueve de la mañana, pero al principio son las categorías infantiles, y antes de las doce no salgo nunca… eso si, para las cinco de la tarde estarán todas las hostias dadas ya.

¡Deseadme suerte!



En otro orden de cosas (jaja, toma ya frase del telediario, Toscano Prats!), este fin de semana es la Nihon Jaia en Bilbao, un evento donde se han liado la manta a la cabeza organizando un huevo de actividades relacionadas con Japan sin pan que tiene una pinta del copón.

cartel_es.jpg



Pues mira por donde que aunque me lo perdí el año pasado, este me las he ingeniado para aparecer de un par de formas. La primera es por videoconferencia mañana desde la 13:30 hasta las 14:30. Si no me han partido la cara en la competición y todavía puedo hablar, allí apareceré encantado!! seguramente estaré en pijama de cintura para abajo para seguir en plan telediario, pero como me han dicho que participa el Capi, me pondré guapetón para la cámara.

Y la otra está relacionada también con este largo señor, que se vino hace ya milenios a los Tokyos y nos estuvo haciendo preguntas para un proyecto llamado “Crónicas desde Cipango“, pues bien, ya está finiquitado, ya se estrenó en Barcelona, y mañana también lo echan en la Nihon Jaia en Bilbao a las 18:30. ¡Ya nos diréis si os ha gustao!


Y el domingo Parkour en Yokohama… ¿ya pararemos quietos?… no se yo…



¡¡ Conseguida !!



¡Dadnos tiempo y subiremos a la Tokyo Tower por fuera!
:gustico:



Izo velas, todas, y tremenda ilusión por bandera y con viento favorable de alegría poniente, parto a casa de Michiko con la noble misión de darle los abrazos que le llevo debiendo desde la última vez que solté amarras en su presencia. Es familia, así que no hacen falta ni avisos ni excusas para arribar a su malecón, ni siquiera mapas, basta con mirar al cielo y seguir el brillo de hospitalidad de su faro para no perderse ni entre la más opaca de las nieblas.

No hacen falta excusas, pero yo tengo una: ayer fue su cumpleaños, así que llevo la bodega cargada con presentes que no veo el momento de entregar. Y setecientas historias que contar entre sueños saldados y deudas cumplidas. De corazón a corazón, como desde hace ya años, sin secretos en la guantera ni vergüenzas escondidas en el trastero.

Navego por el océano de estaciones de Tokyo con un puño apretado dentro de la gabardina, no vaya a ser que aparezca algún pirata, que dicen que los hay con muy mala baba, y fondeo en el puerto más cercano donde con el aire arrogante que me da el ser extranjero de allende los mares, recorro y tuerzo calles y esquinas exagerando andares, por si a alguien le diese por girar la cabeza a mi paso. Que se sepa lo que hay, que hoy pintan bastos.

Dejo el parking de bicicletas a la izquierda, avanzo hasta la farmacia y al pasar la peluquería me meto por la calle estrecha de la derecha hasta que el restaurante de tempura me da la bienvenida al vecindario, a mi otra casa, la que queda a muchos nudos dirección noroeste, más allá del bien y del mal donde naufragar está bien visto sin preguntas de por medio.

Haaaai, está abierto, pasa, sube! – se oye desde la cocina del segundo piso cuando llamo. Ya lo sabía, pero es de los pocos gestos corteses que aún conservo por alguna razón, aunque hace años que dejaron de hacer falta.

Abro la puerta, y me descalzo. Huele a tatami y protección, a café y a cariño, a cobijo.

Se me templa el pecho con una buena sensación, ¿será felicidad?, seguro que se le parece.

Subo las escaleras buscando sus ojos, y los encuentro allá por el penúltimo escalón. Son la mitad de los míos pero brillan el doble, aunque los pierdo de vista pronto porque el hola en esta casa se dice con un abrazo de los de apretar.

¡Muchas felicidades Michiko, que ganas tenía de verte y felicitarte!
Gracias, pero no me felicites, que me hago vieja, no es algo para celebrar. Celebramos que nos hemos juntado otra vez más, pero del cumpleaños no se habla hoy, ¿eh? -y se ríe, casi carcajea mientras sigue preparando algo entre una tortilla y lasagna.

Entonces empieza lo que nunca parece que vaya a acabar: hablamos y hablamos sin parar, de mi nuevo trabajo, de su nueva vida, de mi miedo al invierno, de su rutina, de todo a la vez, de nada por separado.

Ya nos hemos puesto al día cuando llega su madre del hospital, y me habla en japonés, despacio, sin prisa pero con convicción y yo la entiendo a medias, pero no le suelto la mano porque me recuerda a mi abuela, y yo quería mucho a mi abuela aunque no se acordase de mi. Me cuenta como está su marido, nos habla de las enfermeras que le han visitado hoy, y de repente se acuerda del día que fueron a Hakone juntos y vieron el Fuji hace ya más de cuarenta años, y se va para volver con fotos en blanco y negro tan antiguas como los surcos de su frente o el poso de sus palabras. Me cuenta lo que se acuerda de ese día hasta que se cansa y con disculpas y reverencias se va a su habitación, la única que queda con tatami en la casa, digo yo que a dormir un poco la edad.

Entonces le doy la caja con los regalos a Michiko, pero no los abre, nunca los abre si estoy delante. Me da las gracias, y la deja encima del sofá, después seguimos desgranando las horas pasadas durante horas hasta que vuelve su madre y llega su hija, y todos juntos nos vamos al restaurante de yakiniku de al lado de la estación.

Arropado.

Menos solo.

Así está la cosa por dentro.

Cuando llega la hora de pagar, saco la cartera, no por invitar sino por pagar mi parte, pero su madre se enfada un poco pretendiendo un mucho.

¿Has venido hasta aquí y todavía quieres pagar?, no señor, esto lo pago yo en agradecimiento por poder verte
Si, déjala que pague, que tiene mucho dinero -bromea Michiko

Y a mi, que tengo los ojos a punto de desbordarse, sólo se me ocurre agachar la cabeza e imitar sus reverencias.

Y darle las gracias.

De corazón.

Con toda mi alma, que yo vine vendido.

Cuando camino de casa, el móvil encuentra cobertura en alguna estación, recibo un mensaje:

Me ha encantado volverte a ver, ojalá que podamos juntarnos aunque sea una vez al mes siempre. Muchas gracias por los regalos, los guardaré toda mi vida para acordarme siempre de ti. No te digo que te quiero porque ya lo sabes de sobra, pero por favor, cuídate mucho y sigue bien. Muchos besos.
Michiko

Y yo no acierto a escribir siquiera un arigato en todo el trayecto porque no soy capaz de dejar de llorar.



Creo que el sábado pasado fue la primera vez en mi vida que celebré yo el Halloween este, y mira que por aquí tiene bastante fama que una semana antes ya está todo lleno de calabazacas sonrisudas y fantasmicos. Pero Alain, que se las sabe todas, ya empezó a remover el asunto un mes antes: que hay que espabilar, que hay que buscar un disfraz guapo, que cuanto antes mejor, que se alquila un bar y nos cascamos una fiesta en donde la Buya dice Shi…

El caso es que venía un tifón a Tokyo que tenía a todo el mundo acojonao, pero ná, eso era txirimiri de entrehoras de los nuestros, aunque yo para ahorrarme subir unas escaleras salté una valla en Harajuku y me pegué una ostia como un nikuman con el paraguas. Pero en fin, eso es otra historia a lo Steve Urkel que no ha lugar ahora mismo. A lo que íbamos: que nos juntamos en casa de Sara para disfrazarnos de vampiricos, y ojo que teníamos un kit acojonante: lentillas de colores y colmillos que se hacen a medida, como la protección de los piños de Karate, que les echas agua caliente.

Yo no me había puesto una lentilla en mi vida, menuda llorera… tardé un cuarto de hora en ponerme una y dejé pasar un rato hasta la otra…

75807_455623747919_513647919_5207301_1700509_n.jpg


¡¡Anda que no molaron las lentillas!!
:gustico:

Después tiramos pa’l Hachiko, o Jashiiiiii como dice el Pretty Womon, donde habíamos quedado con el resto de gente…


IMG_1088-1.gif



Y ya para la fiestica donde teníamos barra libre por tres horas o algo así, yo me acuerdo de estar haciendo el chorralaire todo el rato ahí con la colmillada, que bien me lo pasé, madre mía, fue bonito ser un no-muerto-si-borracho!!!

Y luego pues al Camelotto que si ibas disfrazado entrabas gratis, yo ahí aguanté poco, a mitad de la noche no podía con mi alma ya. Digo yo que entre volver a madrugar para ir a la oficina y la clase de Karate de esa mañana me pasaron factura, bueno, eso y que estoy viejuno ya!!! agüelooooo, eso si, el momento entrar en el taxi vestido de vampiro con los ojos rojos y decirle todo serio la dirección, o el camino andando a casa envuelto en la capa porque hacía biruji no tiene precio, lo que daría por verme ahora mismo desde arriba!! jajaja

¡En plan hermandad!
:gambiters:




La historia es larga aunque la verdad es que no ha sido tan difícil como pintaba… menudo jaleo de búsqueda de ofertas, entrevistas, recruiters, trajes y gaitas moras. He acabado hasta los mismísimos colganderos. Por lo menos me he coscado de lo que se pide ahora mismo en temas de tecnología en Tokyo, de lo que se valora más, de como está un poco el mercado para los informáticos de la fauna del lugar, si supiese hace un par de meses lo que sé ahora no habría perdido el tiempo en según que cosas. A ver si lo cuento en condiciones por si pudiera ayudarle a alguien.

Tampoco tengo muy claro que quiero contar aquí, de un tiempo a esta parte me da un poco de miedo poner según que cosas en el blog porque aunque posteo menos que nunca, me llegan mensajes y veo movidas por ahí que Buda tirita. No sé si dan más miedo los que me perdonan la vida siete veces al día o los que me ponen en un altar pretendiendo que yo soy lo que ni de lejos soy en realidad…

Bueno, si diré que han cambiado mucho las cosas, que aunque sólo llevo desde el lunes parece que he ido a la oficina toda mi vida ya. Atrás quedaron los días esos en los que uno era esclavo de ese tiempo que sólo es libre en apariencia. Estamos contentos, sienta bien tener una rutina que exija cumplir ciertas normas sociales… vamos, que ya no parezco el Yeti de resaca: voy bien preparadito por las mañanas y en unos cuarenta minutos desde que salgo por la puerta de casa, estoy ya sentado en el ordenador de la oficina. Me han puesto clases de japonés, me pagan desplazamientos, no tengo que llevar traje, tenemos café, té y snacks gratis, y lo que más me gusta es que el trabajo está siendo empollarme la versión 3 del Google Maps API haciendo un prototipo para enseñar a un cliente, vamos que vuelan las horas delante del ordenador como hacía tiempo que no lo hacían.

Quitando a un par de figuras, la gente es maja. Somos unas cincuenta personas, de las que sólo diez somos extranjeros y eso mola. Las condiciones tienen muy buena pinta, el visado ya no es un problema… la inseguridad con la que he vivido el último año de repente se ha evaporado y se nota muchísimo en el ánimo, no pensaba que tanto. La idea de que quizás tendría que volver me llevaba rondando bastante tiempo y todavía tengo muchas cosas que quiero hacer por aquí. Ahora estoy mas desahogado, soy más yo mismo, disfruto más de las cosas por no tener esa capa de incertidumbre rondándome la nuca. Si algo malo he de decir, será que el horario no me cuadra porque no me da tiempo a ir a Karate. No se meten horas, pero se entra tarde y se sale tarde, prefiero mil veces madrugar y salir antes que perder el tiempo durmiendo un par de horas más. Pero bueno, todo se andará, hay clases de Karate a primera hora de la mañana y luego están los sábados. Vamos, que las prioridades siguen sin haber cambiado: Karate/Capoeira y luego el trabajo que me permita seguir con ello, nunca al revés, sea en Google o en un McDonalds.

Hablando de prioridades… cuando vienen mal dadas, que tampoco han sido tan terribles ni mucho menos, uno se da cuenta de golpe de los que importan. Hay un campo ahí delante de gente conocida, amistades viejas y nuevas, familiares, personas de tu entorno tanto físico como, digamos, virtual. Y de repente florecen tres o cuatro, no más. Uno se da cuenta de quien se da cuenta de uno de verdad, y esos son los que cuentan. No los que de repente son el triple de amigos cuando se enteran de mi affair con Google Japan, quedo en no se qué puesto de no se qué concurso o me han visto con no sé quien no sé donde… que cosa más triste, por el amor de Dios. Es de sentido común: me quedo con las llamadas muchas veces perdidas por mi culpa y con los mensajes de sólo-que-tal-estás, que uno no tiene edad ya para apariencias ni hipocresías de gente triste que no sabe que lo es.

En fin, es tiempo de reflexión, de que llegue el fin de semana, pararse y darse la vuelta para mirar a ésta primera semana de la nueva vida que me estoy probando y ver cómo me queda. Tiempo de ser más amigo de mis amigos, de pensar en lo que está por venir y planear en consecuencia: la competición de Karate, más Capoeira, más Parkour, más japonés, más fotografía, más viajes…

La cosa está clara: es tiempo de seguir amortizando cada latido sin hipotecar ni una sola respiración.



Fresquete, pelete, biruji al mediodía de un domingo gris. Los tres mosqueteros y la reina del lugar, que también se ha animado, esperan en el punto señalado. Se ve a chavalería estirando, ¿nos acercamos?, ¿nos dejarán ir con ellos?, para cuando el Lorco y yo nos lo tenemos ya medio decidido, el Chiqui ya está parlamentando con ellos, no se sabe muy bien si les está engatusando dándoles tabaco o es que han sucumbido a sus dotes sociales amigueras, no es la primera vez del día que le vemos con nuevas amistades hechas esa mañana. Mucho que aprender de Albacete todavía, mucho.

Un profesor con pintas de estar pasándoselo igual que mi nevera de casa toma el timón: estiramientos, un poco de trote para acá y para allá, ejercicios de calentamiento… todo sin reírse ni una sola vez, porque ya lo hizo allá por el 72 cuando le salió aquella llaga y ya no puede quitársela de la cabeza que todavía tiene pesadillas con el Oraldine.

El resto: chavalería del instituto, la mayoría flacos como ellos solos que lo mismo te saltan una barandilla que te dan una voltereta para atrás. Un par de extranjeros más con los que poco tardamos en llevarnos bien por la cosa del envoltorio, y gente medio loca pero sana. Majísima, si quitamos al amargado que hace de profe, ¿quién habrá puesto a este tío aquí?. Ahora que el percal lo calamos pronto: hacemos lo que nos cuenta el caraflautas, y después nos adosamos a uno que sepa y que tenga más gracia y le damos la chapa hasta que nos explique las cosas. El método, que bautizaré como “tenemos el culo pelao de amargaos” funciona, y ya nos ponemos a hacer historias por nuestra cuenta a costa de los que saben y no les sale una úlcera por reírse.

Cambiamos de sitio un par de veces y acabamos en unas barandillas, la peña se sube y anda por encima de ellas, salta de unas a otras, van corriendo contra un muro, lo pisan y dan la voltereta para atrás como quien se rasca el ombligo. Hasta hubo uno que fue capaz de subir una pared de más de dos metros corriendo desde abajo.

¿Nosotros? pues no nos cortamos un pelo tampoco y algo ya hicimos también. ¿Las agujetas?, las peores de mi vida.

Pero ¿y lo bien que nos lo pasamos? ¿eso no cuenta, o qué?, yo no sé mis dos escuderos y la doncella, pero deseando estoy volver!


:gustico:



PD: Que ganas tenía de estar en una oficina normal, con mi horario normal, compañeros no inanimados, vida social… buff, ya os contaré, ya…