El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

¡La hora
del
hanamipollo!

Ya nos vamos acercando a las fotos del hanami, ya…

Un hanami en Yoyogi, un pantalón con bolsillos a los lados, a la izquierda la cartera, a la derecha un iPhone nuevito reluciente.

IMG_2759.JPG

Un loco que no para quieto subiéndose a los cerezos, arrejuntándose a otros hanamis, haciendo el monochimpancé como sólo él sabe, inspirado, además, por Asahi y sus compinches.

IMG_2754.JPG

El tirititero que nos ocupa se pierde por el parque por la noche. Un iPhone que tampoco aparece. Un tío amaneciendo sin saber muy bien donde ni como.

Al día siguiente un chico lo encuentra en el suelo, al iPhone, lo enciende y mira las llamadas perdidas. Hay un montón del Chiqui y alguna de Chiaki, decide llamar a la última por aquello del idioma. Que lo deja en la estación de Harajuku, que lo recojamos allí, que de nada, que de nada.

Un iPhone 4 estrenado tres días antes se pierde en un parque atestado de gente, pero aparece, eso si, pisoteado con el cristal roto. A pesar de la pinta, todo funciona.

IMG_2769.JPG

Conclusiones:
– No dejar nunca en la vida de hacer el mono, pero no llevar cosas en los bolsillos de fuera
– Hay gente honrada por el mundo, y en Japón más
– No jugar al Angry Birds sin llevar tiritas hasta que cambien el cristal

PD: Las fotos del hanami ya vienen prontico…

IMG_2755.JPG

Aquí va una recopilación de algunos vídeos grabados durante el terremoto del viernes 11.

Mi gran error y el de mucha gente de mi oficina, fue salir a la calle porque nuestro edificio es muy bajo con sólo 4 plantas, y nosotros estamos en la segunda (tercera según cuentan ellos), con lo que estábamos mucho más seguros dentro. El comité de seguridad y emergencias que se formó después con algunos compañeros dedicados sólo a recabar y enviarnos información ya nos dejó bien claro que si volviese a pasar, lo que teníamos que hacer era quedarnos dentro y meternos debajo de las mesas por si se nos cayese algo encima.

No tengo claro que pueda, yo salgo corriendo a la mínima…

Hay bastantes vídeos de este estilo por youtube, yo he puesto este porque los veinte segundos a partir del minuto 5:13 están grabados desde la autopista elevada que está pegada a mi oficina, os juro que desde abajo se movia como si fuese de juguete, ya veo que ahí arriba fue bastante peor. Que sustaco, madre mía.

Que cosas…

Bueno, ahora sí que me voy de hanamis!! agur!

Pues eso, que el otro día me avisaron que salió el puente colgante de Portugalete por la tele en un programa de esos de viajar por el mundo, y parece ser que se fue una gambitera que está toda fresquesca para allá a probar comida y gritar oishii una o doscientasveinticuatro veces.

El guía, un tal Fernando que parece mu majo, aparece con una txapela muy forzada y la música en plan sevillanas que me ponen no me pega mucho, pero hay que reconocer que el reportaje me ha gustao y me ha dao gustico sideral!! ¡¡ Cómo se pone de comer la lozana tiparracaca !!

Está en japonés pero yo creo que se entiende bastante bien, echadle tres ojetes, que va en tres partes porque me ha costado la vida fusilarlo pa ponerlo aquí:

:regulero:

EEEE, no perderse la voz doblada que le han puesto a la que sale en el minuto 3:42, ¡¡¡fijo que habla parecido!!!, jajaja, jodé que risas con eso:

¡¡ Buen fin de semana, mozos !!
¡yo me voy de hanamis!
:vainas: :gambi: :vainas:
:gambiters: :gustico: :gambiters:

Después de unos cuantos intercambios de emails, Bea y yo nos acabamos poniendo de acuerdo en que donar todo lo que se ganase por la venta de la camiseta Origami era algo que podríamos asumir sin un impacto demasiado serio en la economía ikusukiense y que sería algo importante que estaba en nuestra mano hacer. Nunca en la vida hubiésemos imaginado que se iban a pedir más de diez, y ya vamos 83, la cosa se pone seria.

albacete1.png

No soy capaz de explicar rascando teclas lo orgullosos que nos sentimos de ver que la locura esta que empezamos hace años ha servido para involucrar a tanta gente para hacer algo de estas características. Las cuentas que echamos al principio ya no tienen ningún sentido, la planificación previa es ahora inútil, prácticamente ya no hay tallas y Bea casi no da abasto en eso de doblar, envasar, etiquetar y enviar el disparate de pedidos que nos han llegado. Cristo y de los gordos, pero mucho más gustico, y del mejor.

DSC02292.JPG

Hombre, comparado con los millones del presidente de Softbank, 50.000 yenes no es nada, pero comparado con nada, 50.000 yenes es mucho. Son los 50.000 yenes de Ikusuki, vuestros 50.000 yenes. Nosotros estamos ya pagados de sobra con vuestra inmensa participación, con vuestra generosidad, con vuestra simpatía contestando a nuestros emails, con vuestras notas, con vuestras fotos…

Por todo ello:

GRACIAS

Ya iba tocando darlas en mayúsculas.

¿Y sabéis que?, que nos lo hemos creido tanto que nos vemos con capacidad de llegar hasta 100, así que abrimos la donación a cualquier camiseta de cualquier modelo que se pida hasta que lleguemos a las 100 prendas envíadas, 500 € recaudados, 60.000 yenes a transferir directamente a la Cruz Roja de Japón.

Acordaos que aquí están listados todos los envíos, si no salís es que no nos ha llegado. Los 17 restantes que quedan serán listados en este mismo post.

Ya veis, ampliando el asunto y toda la pesca, quien nos lo iba a decir a nosotros…

Vamos 100 camisetas
Queda 0

2 para Aitziber de Asteasu
1 para Josetxu de Bilbao
1 para Susana de Valencia
2 para Doris de Bilbao
1 para Carlos de Madrid
1 para Ruth de Madrid
1 para Sebastien de Madrid
1 para Montse de Barcelona
1 para Beatriz de Madrid
1 para Alan de Tlalnepantla (México)
1 para Raül de Barcelona
1 para Antonio de Tarragona
1 para Jose de Barcelona
1 para Raquel de Toledo
1 para Marta de Granada

Kawasaki, al igual que Yokohama, es uno de esos sitios que me parecían que estaban super lejos de Tokyo pero que luego estan al lado, tanto, que he ido a los dos en bici desde mi casa. Bibainadas a parte, el caso es que este fin de semana, a parte de estar atento a los cerezos, que les doy una semana como mucho para estar a tope, nos fuimos al Kanamara Matsuri de Kawasaki con el desertor de Albacete, el Guille y la Nere y más gente a cada cual más maja y dicharachera.

Resulta que es un festival dedicado a la fertilidad, que lleva celebrándose desde el periodo Edo con el noble origen de rezar para protegerse de las enfermedades sexuales entre las prostitutas del lugar, después la cosa evolucionó y es normal ver a parejas que van allí a pedir por tener descendencia.

Hay sutiles diferencias con los matsuris a los que estamos acostumbrados asistir, quizás no visibles a ojos no expertos como los nuestros, veamos si sois capaces de encontrar algo que os llame la atención, no es tarea fácil, ya os aviso.

Ya véis… un templo donde los altares que se llevan de procesión son rabos como pinos manchegos, donde se venden dulces con la forma característica de los elementos en cuestión, donde los artistas del lugar aprovechan para mostrar su arte y destreza en el vestir… poesía pura para la vista… poesía pura.

Aquello es una especie de sex-shop al aire libre, pero… ¿sabéis lo mejor de todo?, que da gusto ver que algo tan natural se lleva con tanta naturalidad, pocas caras de verguenza se veían.

La única pega es que no se sacaron tan nobles elementos en procesión por respeto a las víctimas del tsunami. Esto no me queda claro del todo, lo de cancelar eventos por razones éticas… yo creo que sería bastante mejor seguir con lo de siempre y aprovechar este tipo de celebraciones para recaudar dinero de alguna manera para ayudar, en vez de hacer que la gente se pire antes para casa.

En fin, no me quiero mojar mucho que no acabo de tenerlo claro, así que me despido con un monico que se puso allí a hacer moniquerías después de zamparse una naranja.

¡Buen lunes tengan ustedes!

Pongamos León en vez de Fukushima, de verdad, intentemos imaginar la copla, y que Madrid haga de Tokyo, claro, por aquello de la zona más poblada cercana. Echémosle todavía más fantasía al asunto e imaginemos que esa misma central, la de León ha sido afectada por un tsunami ahí toda ella casi en el medio de la península, o un meteorito, es igual, se trata de ponerse en situación, seguidme el juego.

Tendremos, pues a una serie de trabajadores de Iberdrola jugándose la vida cada día por arreglar el tinglado y digo yo que alguien cercano a Zapatero se encargaría de salir en la tele cada poco contando las noticias, tratando de dejar claro que en realidad en Madrid se está seguro, que los que tienen que marcharse pero ya mismo, son los que quedan a la altura de Ponferrada, que son los que la guardia civil ha evacuado ya por Salamanca y alrededores.

Los gabachos estarían poniendo el grito en el cielo porque les pilla cerca el desaguisado que una vez más han preparado sus vecinos los de la siesta y todo el mundo en general opinaría y criticaría la mínima noticia que saliese en TVE1, o la primera como se llama ahora. Habría miles de programas de expertos en energía nuclear que ayer resulta que lo eran en la ley Sinde y antes de ayer en controladores aéreos, poco tardarán en conocer los amoríos de Gadafi a la que claree.

Y de mientras, tres millones de personas en Madrid con sus trabajos, con sus familias, con sus vidas. Tres millones de tipos a los que les dicen que en León la cosa no está para bromas, pero que en el peor de los casos a ellos no les pillaría si el asunto se fuese a tomar vientos, o eso dice Zapatero en la tele porque en el resto del mundo no dan un duro ni por León, ni por Iberdrola, ni siquiera por Barcelona que aunque pilla a desmano de todo, allende los mares se mete todo en el mismo saco y ya son todos los españoles los que no tienen ni un ápice de cordura. Y el resto del mundo erre que erre diciendo que esos tres millones de pobres desgraciados no tienen sentimientos, que no tienen alma por seguir viviendo en sus casas de Madrid cuyas hipotecas se siguen pagando por seguir yendo a la oficina que queda cerca de la Puerta del Sol a mano derecha, que son unos dementes por aparentar normalidad saliendo a la calle los fines de semana ahora que es primavera y ya no hace tanta rasca, que habría que encerrarlos a todos por no haber dejado todo por un cortijo extremeño entre Badajoz y Olivenza.

Pero claro, uno está en su casa un sábado en pijama y se asoma a la calle y todo está igual, y el vecino que siempre ha sido un tío raro, nos enseña un medidor de radiación que ha comprado por internet y allí los numeritos marcan siempre lo mismo, que lo más raro que pasa es que no queda un guiri por la calle porque escamparon todos a la que Pedro Piqueras dijo cuatro palabras clave estilo película de la Jovovich. Uno, que no es tonto, seguro que no se fía ni de Zapatero ni de la madre que parió a Iberdrola y a su torre de Bilbao, y está atento desde su casa de Torrelodones a toda esa información de León que, por lo visto, el PSOE no quiere contar del todo, con el coche lleno de gasolina e intenciones de pasarse el 110 de las autopistas por el sobaco al mínimo indicio serio de que desayunar en La Latina aporta más microsieverts de esos que colesterol.

Pongamos que así estaría uno de Madrid, sinviviendo su rutina entremedias de todo este percal, yendo a trabajar todos los días pero recorriéndose cada mañana las noticias para ver si por fin dicen que en León se puede dar el asunto por finiquitado y que las galletas de Cuétara se pueden seguir mojando en vasos de la central lechera asturiana.

Y mira tu que tendría guasa que a este hombre, que bien sabe lo que hay, que la ciudad sin iluminar cada noche le recuerda que la percepción de normalidad es más tema de apreciaciones propias que de realidades, le viniese uno de Tokyo a contarle cómo está Madrid, que los que se quedan se suicidan un poco más con cada día que pasa, que se lo ha dicho su vecina de Shinbashi, que por no quedar, no queda ni agua y que bien sabe él, que lo ha leido en el Yomiuri Shinbun, que la radiación está hasta en los cerezos en flor, si los hubiese por la capital, claro, que de normalidad nada, monada, que él, que se documenta una horilla todas las mañanas a base de periódicos online y comentarios del menéame.jp, tiene las cosas mucho más claras que el de Madrid, que vive allí con un ojo atento al hilo que cuelga de la lámpara para saber si es otra réplica de los cojones o su imaginación que le ha vuelto a traicionar porque el miedo en el cuerpo está lejos de querer irse.

Pero pongamos eso. Pongamos que hablo de Madrid.

Le hemos dado muchas vueltas a esto, no os podeis hacer a la idea de cuantas. El asunto parecía tener lógica desde el principio, pero viendo la que esta cayendo, nos hemos tomado tiempo para pensar si lo hacemos o no con calma. Hay tanta gente que se está dedicando a dar por el saco a la mínima que ya hasta uno se piensa si hacer o escribir ciertas cosas o no.

También hemos metido a los amigos, a base de emails-encuesta les hemos preguntado que les parecería si lo hiciésemos y casi ha habido unanimidad, son amigos, así que hemos tomado esa respuesta como la muestra perfecta del tipo de personas a la que queremos llegar con esto.

A ver si soy capaz de contarlo bien: habíamos pensado que deberíamos aportar algo para los afectados por el terremoto y el tsunami del norte, no solo lo de ahorrar electricidad y dar dinero a nivel personal, sino meter a Ikusuki tambien en el ajo y asi intentar que más gente se suba al carro de las donaciones desde allí.

Curiosamente, el último diseño que sacamos va de una grulla hecha de papel que mira con miedo a la tormenta por venir mientras protege a sus dos crías, todas de papel.

origami.jpg

Existe una leyenda japonesa que dice que si haces mil grullas de papel, se cumple algo que quieres que pase, es desear tanto que se cumpla lo que no está en nuestra mano, que uno decide dedicar tiempo, esfuerzo y constancia en crear algo a cambio.

Por eso hemos elegido esta camiseta para lo que nos proponemos, que es donar 5 Euros por cada una que se pida al fondo de la Cruz Roja de Japón que está haciendo lo humanamente imposible por asistir a las víctimas del terremoto y posterior tsunami en el norte.

En otras palabras, significa que las ganancias de las ventas de ésta camiseta serán donadas integramente mediante transferencia bancaria.

Si tienes un blog y te parece buena la idea, quizás no te importe poner el banner que hemos creado para esto, cuantas más gente lo vea, más camisetas podremos enviar y más dinero se recaudará:

origamiJapon.png

Lo de pensárnoslo tanto si hacerlo o no es porque habrá quien diga que queremos aprovecharnos de la situación… allá cuidaos, no se puede estar siempre así, se mire como se mire, el resultado va a ser más dinero para la asociación, lo demás nos da igual ya. Nuestra intención es abrir un canal más que quizás resulte más atractivo para los indecisos: te llevas una camiseta que pagas al precio de siempre, pero sabes que a la vez estás donando parte de ese dinero para algo que merece la pena. Nosotros en este caso no ganamos nada más que la satisfacción de saber que quizás conseguimos reunir una cantidad de dinero significativa que ayude de alguna manera al inmenso trabajo que están haciendo allá arriba.

Las cosas claras: iré actualizando esta entrada con la lista de los pedidos, publicaremos el resultado de las ventas, el dinero recaudado y yo haré la transferencia personalmente desde mi cuenta de UFJ en Japón grabándolo en vídeo para que se vea claramente que el dinero correcto va donde tiene que ir.

La camiseta se puede pedir como siempre desde la web:

Ikuorigami Chica
Ikuorigami Chico

Con camiseta y sin ella, recordad que la mejor manera de hacer donaciones para ayudar sigue siendo a través de la página que creó Google:

Google Crisis Response – Japan

Siempre se dice lo mismo en estos casos, pero es cierto: lo que podamos aportar cada uno, por poco que sea, seguro que ayuda.

:ikugracias:


Recuento
(Martes 5, 09:30 hora de Japón)
83 camisetas x 5 = 415 € (49.613 円)

1 para Mailu de Irún
1 para Emilio de Madrid
1 para David de Barakaldo
1 para Marta de Tarragona
3 para Sara de Barcelona
1 para Iván de Madrid
1 para Raquel de Toledo
1 para Erick de California
2 para regalo que nos callamos pa no chafar la sorpresaca
2 para Blanca de Madrid
1 para Lara de Jerez de la Frontera
1 para Cristina de Huelva
2 para Vanessa de Reus
1 para Anartz de Errenteria
2 para Asier de Bilbo
2 para Asela de Gasteiz
1 para Lucía de Leioa
1 para Goyo de Balma
1 para Eneko de Bilbo
2 para el tito Robe de Madrid
2 para Iker de Errenteria
1 para Bárbara de Barcelona
1 para Irene de Urretxu
2 para Alexander de Oiartzun
1 para Milagros de Galdakao
1 para Joseba de Balma
1 para Jose Antonio de Alozaina
1 para Raúl de Madrid
1 para mi brother de Madrid
1 para Mila de Cartagena
1 para Javier de Bilbao
1 para Ainara de Leioa
1 para Gema de Madrid
1 para Santi de Alicante
1 para Jota de Valencia
2 para Jorge de Sondika
1 para Iñigo de Bergara
1 para Xavi de Barcelona
1 para Domingo de Tenerife
1 para Juanita de Bilbo
1 para Natali de Madrid
1 para Asier de Bilbao
1 para Willy de Hernani
1 para Susana de Ávila
1 para Marisol de Donosti
1 para Ana de Barcelona
1 para Yolanda de Tarragona
4 para Neki de Balma
2 para Rosi de Portu
1 para Diana de Madrid
2 para Natalia de Madrid
1 para Carlos de Balma
1 para Cosme de Gorliz
1 para Laia de Madrid
1 para Ramón de Bilbao
3 para Aitor de Valladolid

Gente en Japón
1 para Sara
1 para Carlos
1 para Alain
1 para Rodri
1 para Héctor
1 para Antonio
1 para Miwa
1 para Pablo
1 para ArgenJapón

Ha habido gente que dice que ha pedido alguna, pero a nosotros no nos han llegado más pedidos que los que veis aquí, si no estáis en la lista, por favor, confirmad que habéis contestado al email automático que os debería haber llegado o si no haced el pedido de nuevo a través de la web. Si alguien de Tokyo o alrededores quiere, me van a enviar un paquete con el pedido en una semana más o menos, pedidlas igualmente por la web y yo os las paso aquí. (Y de paso cuando quedemos, nos tomamos unos algos!)

Banners y menciones en blogs

Dos mineros en Japón
Okaminohime
Waiting for Oboro
Hipérboles Parabólicas
El blog de una ignorante
Forced to confess
Everymiau
De Vitoria y Vitorianos
Una cabeza mal amueblada
Poma i pera
Ikitaiiii – Diario de un viaje
En el ojo una cámara
Nihon Taijitsu
La nere y el Lorco
Después del temblor
Neki
JuanRonline
El vlog de Xavi
El Pachinko
Denetarik, apur bat
Ikken Hissatsu

¡Millones de gracias!

¿Tu no te vas a tu país? -me dice la señora de la limpieza de la oficina
Pues por ahora no, casi ninguno de mis amigos está en Tokyo, da miedo, ¿eh?.
Yo tampoco me voy, prefiero seguir trabajando como si nada. Pero tu a mi no me engañas, tu no te vas por una que me se yo que me han contado a mi.
¡Y bien claro que lo tengo!
Por cierto, deja de tirar lo del té usado en la papelera de tu sitio que luego chorrea la bolsa y es un asco, tiralo aquí en el cubo este, hombre
Ostras, vale vale, entendido, perdón!


En la reunión semanal del equipo, el jefe nos habla sobre el agua:
Que sepáis que están analizando el agua del grifo y que han encontrado que está contaminada en cierto grado, en principio no debería haber problema más que para los bebés, pero mejor evitar beberla por ahora si se puede
Y hervirla es peor -brinca el canadiense parlapuñaos tolosé- porque si la hierves, el agua pura se evapora y lo que queda tendrá todavía más concentración de elementos nocivos en cierta… bla bla bla ble ble blu blu blubú … (5 minutos explicando el origen del universo según san Chapalere Bailón)
¡Pues ale, a beber todos cerveza como locos! -digo yo interrumpiéndole mientras todos se descojonan
Pero la cerveza también se hace de agua al igual que el agua mineral embotellada y …
¡¡Pero nos reiremos más, que aquí lo que hay que hacer es reírse más y analizar todo menos!! – le interrumpo de nuevo antes de que empiece otra vez a despejar ecuaciones aquí rantamplán.


En Karate, una señora mayor con la que siempre hablo mucho, se sorprende de verme en la clase:
¿No te vas a España? ¡tus padres tienen que estar preocupados! ¿estás bien?
Yo estoy bien y ahora mi familia también, pero es que menuda imagen que han dado allí en las teles y los periódicos de lo que está pasando aquí. Fíjate, un periódico decía desde que en Tokyo había terror y no quedaba nadie hasta que los japoneses no lloráis…
Si claro, y tampoco meamos, somos aliens -dice riéndose a carcajada limpia, después se pone seria- ¿De verdad que escriben esas cosas? ¿esa imagen damos?, vaya. Bueno, todavía tenemos que tener cuidado con todo, tu llama mucho a tus padres para tranquilizarles, ¿eh?, y no cojas frío que te resfrías.
Si les llamo si, ¡gracias por preocuparte siempre!
Porque soy la madre de todos vosotros -repite riéndose, una vez más.

A la salida me está esperando con un paquete de caramelos “buenos para la garganta después de hacer gárgaras”


En la cafetería de la ofi, mientras hacemos cola para calentar el taper en el microondas:
Oskar, what’s up with the toilet paper? -me dice un compañero chino- porque yo puedo entender que no haya arroz ni pan, que la gente se aprovisione de agua, pero ¿porque hay escasez de papel higiénico?
Pues lo mismo si te envuelves con él, no te da la radiación, vete a saber!
Yo recuerdo -dice la chica japonesa que tiene la vez en el microondas- que cuando era pequeña pasó un desastre parecido y en aquella ocasión no quedaba papel higiénico en ningún lado, me da a mi que la gente se acuerda de aquello y por eso procuran tener en casa, aunque son otros tiempos y no hace falta, ¿verdad?
Anda que curioso, pues tiene sentido -le digo yo mientras meto mi peazo taper con arrozico a calentar


Después de una media hora haciendo cola para llenar la moto en una gasolinera (ya no hay colas, esto duró una semana más o menos), llego a la parte de delante y el señor de la gasolinera me enseña un cartel escrito en japonés:
This, 2000 yen, limit limit, no more no more
Ah si -le contesto en japonés- pero la moto nunca me ha costado llenarla más de 1000, así que sin problema
Jodo que bien hablas japonés -me halaga como siempre y no me lo creo, también como siempre- vale vale, es que no nos dejan daros más gasolina, lo siento mucho, ¿eh?, y que hayas tenido que esperar… – y me hace unas cuantas reverencias de tipo 2 (más estilo cuello que cuerpo).
No no, si ya digo que a mi plim catamplim, además con el pedazo de día que hace ni me importa, mejor aquí en la calle que en la oficina.
Ah que trabajas aquí? sugoi ne, eres profesor de inglés, no?
No no, buff, inglés, menudo panorama, que va, soy rascateclas haciendo webs y eso pero vamos que lo estoy dejando
Él se ríe mucho, muchísimo, tanto que entiendo enseguida que no ha entendido nada de mi patético y ortopédico intento de sonar gracioso en japonés, pero aún así se descojona por no preguntar, la de veces que habré hecho yo eso al cabo del día.
Ala, ya te toca, por favor conduce con cuidado y gracias por esperar
Gracias señor, que vaya bien!


Pues dado que quedáis cuatro extranjeros en Tokyo -me dice mi amiga la camionera mascatabacofijo que sales cualquier noche y triunfas un montón, a nada que digas que no tienes miedo y te hagas el guay
Jodo, pues miedo claro que tengo!! pero vamos, que paso de bares y salidas nocturnas con la que está cayendo
¿Qué pasa? ¿que la radiación te ha vuelto gayer?


En una conversación por chat con un “amigo”:
Te he visto en la tele tío, y en el periódico, salías ahí explicando todo en plan campechano, ¿estás bien? ¿todo bien?
Si si, todo bien, no tengo muy claro que han sacado y que no, yo he visto algunos vídeos, pero no te creas.
Bueno, pero de verdad, ¿todo bien? ¿necesitas algo? ¿puedo yo hacer algo desde aquí?
Gracias gracias, no te preocupes, a parte de acojonadico, estoy como siempre, con mis gaitas
Pues es que en la tele… ¿tío, que coño te ha pasado en el pelo? ¿de donde han salido esas entradacas?
¡¡¡serás cabrón!!! ya me parecía a mi raro que me hablases por aquí y más que te interesases ni media por mi, peazo de hijofruta, marcha por lo segao!!! cabrón!!

El viernes pasado, algo así como un par de horas antes del terremotaco, publiqué esta entrada y la quité seguido para tratar de poner algo en esos momentos y por lo menos tranquilizar a los amigos y familia si les diese por venir aquí a ver el percal.

Hoy, semana y pico después creo que ya va siendo hora de olvidarse lo antes posible de toda esta gaita y seguir adelante con la mayor normalidad posible. Republico, pues, la entrada tal cual estaba con los comentarios hasta el momento y hasta los deseos de buen fin de semana. Paso página, no quiero saber nada ni de aviones-farsa del Gobierno medio vacíos, ni de Shinkansens pa pirarse lejos de Tokyo a la mínima, ya ni me va ni me viene.

Vámonos.



A partir de hoy declaro oficialmente que estoy en primavera mode, que lo sepáis.

Después de la entrega de los transportes y la de los trámites cansineros, vayamos con la siguiente entrega de la ikubiblia. En el fascículo de esta semana:

Comida y bebida
:gustico:

Al lío!

– El pan no se come como lo hacemos nosotros al hurgue acompañando a cualquier comida, sino que es un postre, por lo que la mayor parte de las veces lo verás con algo para untar como mermelada o mantequilla o así, raro será que comas pan “crudo” con la comida. Es más, salvo honrosas excepciones de maeses paneros como el de la estación de Meguro, raro será que encuentres pan decente en alguna panadería, el día que cruje el currusco, yo doy palmas.

Aunque gracias a la receta de la madre del Chiqui, que hay que ponerle tres altares ya, nos hacemos el pan nosotros y bien bueno que está!

IMG_2119-1.JPG

– El arroz se lava mucho antes de cocinarlo, pero mucho mucho, hasta que el agua no sale blanca del almidón (se podrá usar pa las corbatas? ein? ein? ahí lo dejo, dale vueltas). Una vez cociné una paella a una amiga y como me vió que no había lavado el arroz, me ponía caras raras mientras decía “está bueno, está bueno”. Yo creo que le estaba dando más asco que a un franchute dar las gracias.

– Cocacola saca más dinero en Japón vendiendo botellas de té o café que cocacolas, es más, en las máquinas expendedoras de la marca suele haber la de toda la vida, la zero, y por lo menos el doble de tipos de cafés y tés.

– Un menú del día típico en Tokyo vale entre 600 y 1000 yenes. Nada más entrar te servirán agua o té y te darán toallas húmedas que estarán calientes o frías dependiendo de si es invierno o verano respectivamenteishon. No es raro que haya menús settos con ensalada o arroz, café y algún postrecico. También es habitual la opción de “omori” que significa “más ración”; pagando un par de cienes de yenes más te ponen más cantidad. Hay muchos restaurantes que te dan una tarjeta de puntos y te ponen un sello, cuando llegas a diez, comida gratis.

– En el Mister Donuts tienes cafehodai, vamos, que si pagas donut más café, te rellenan el café todas las veces que quieras, ya te bajarán de las paredes con la escoba luego si eso.

– En el Krispy Kreme Donuts si hay cola, te dan un donut gratis pa que vayas zampando mientras esperas. En los izakayas te sacan un aperitivo de primeras, el que ellos quieren, pero te lo cobran, es raro que les digas que no lo quieres y acepten, aunque no suele pasar de los 300 yenes.

– El Domino’s pizza acaba de abrir web en inglés, así que ahora ya es tirado pedir por internet para los guiris aunque de siempre ha habido pizzerías hasta con aplicación pal iPhone y todo. Las pizzas aquí, por norma general, son caras de tamagos y la mitad de gordas que las que estamos acostumbrados nosotros. Es habitual mezclar en la misma pizza dos estilos, en plan mitad de carne y mitad de cuatro quesos. Otras típicas son Pizza Hut, Pizza-la. No es rara la salsa teriyaki, ni en las pizzas ni en las hamburguesas.

– En Tokyo se puede pedir prácticamente de todo para llevar, desde arroz con curry hasta ramen que te viene en un bol con tapa de plástico, incluso sushi que llega en perfectas condiciones. Es bastante habitual en barrios que te lleven un menú completo con su arroz, su sopa miso, sus platos de carne y pescado… y luego cuando acabas de zamparte todo, simplemente dejas la bandeja y los platos en la puerta de la calle y pasan haciendo la ronda a recogerlo después.

¿Y sabes que, Julius? Tienen la misma mierda que aquí, pero hay pequeñas diferencias… se puede pedir cerveza en los cines. Bueno, cerveza y patatas fritas estilo McDonalds, alitas de pollo estilo KFC, Doritos con queso estilo Doritos con queso, sandwhiches y hasta perritos calientes con su salchicaca ahí entrepanada. Eso si, el cine es caro, el doble que lo que nos cuesta a nosotros, y pa más albricias y regocijos: se ve en versión original con subtítulos en japonés. Retémonos, amigos, retémonos!

– Los paquetes de chicles te vienen con un taco de lo que parecen minipostits, pero en realidad son para que envuelvas el asunto cuando te canses de rumiar. Guille y Nere documentaron aquí el asunto. Yo algo parecido aquí.

– Hace un huevo que cerraron, pero desde hace poco han vuelto a abrir Burguer Kings en Tokyo, pongamos que hay uno por cada trescientos cuarenta y siete McDonalds. Las hamburguesas son más grandes, aunque apenas hay diferencias con los Burguer Kings de Bilbao salvo en el precio, mientras que allí el precio es más o menos el mismo que en el McDonalds, aquí son un poco más caros.

– Un menú McDonalds con patatas y bebida vale 640 yenes, el equivalente en el Burguer King sale por 810, en el Moss Burguer por 850, en el Lotteria por 650 y en el Kua’aina por 1080. A este vamos siempre al acabar el Parkour pa reponer sales minerales.

– Un onigiri, la bola de arroz con cosas dentro envuelta en alga y los nikumanes valen entre 100 y 200 yenes, un sandwhich mixto 240, y si tiene algo de sustancia como carne o jamón york medio decente pasa de 300. Onigireemosnos, amigos, onigireemosnos.

IMG_2408.JPG

– Hace un par de meses abrieron el primer Hooters de todo Japón en Tokyo. Ni confirmo que he ido, ni descarto volver.

– Por una de esas normas de educación no escritas, nadie come en el tren o metro urbanos. Bueno, siempre hay algún rascayú, pero no es lo normal, en cambio si uno coge un tren con un trayecto un poco más largo, lo raro es no ver a nadie con un obento. Después de unos cuantos, diría que es lo que le da vidilla al viaje!

– En Tokyo hay por lo menos un Papabubble y un Cacao Sampaka. En Shibuya había una Chocolatería San Ginés pero la han chapao y dicen por ahí que no hay más… ¡mentira cochina! hay por lo menos otra en Saitama cerca de un Ikea, en Shinmisato (Gracias Onioman!)

– En un combini venden comida preparada que te preguntarán si te la calientan cuando vayas a pagar. Además te meterán la movida separada en una bolsa marrón y el resto en una blanca, para que no se derrita o caliente lo que sea que hayas comprado. A veces te preguntarán si no te importa llevarlo todo junto, aunque es raro que lo hagan. También te meterán unos palillos y algunas veces, una servilleta húmeda. Cerca de la salida siempre hay un perolo de esos que mantiene el agua a punto de hervir para que te hagas tus sopas / noodles allí al momento.

– En los supermercados no te lo calientan, pero es normal que haya microondas cerca de la salida donde te lo haces tu mismo puesto que en la gran mayoría existe una sección de comida ya cocinada. En el de mi barrio hacen pan y hasta sushi ellos mismos y toda la pesca! (o con toda la pesca, más bien).

– En los trenes de trayectos, digamos, extraurbanos, es normal que pase una chiquita con un carro lleno comida y bebida vendiendo por los vagones estilo avión. En los Shinkansens es todo un clásico. Ahí también te venden alcohol.

– Existen platos donde el pescado crudo está tan fresco que se mueve, yo he comido dos veces aunque me sigue dando rollo. No es normal, no os preocupeis ni un poco así cuando os metáis en un restaurante. Además, en cuatro años, a mi nunca me ha pasado nada por comer sushi, ni sashimi y eso que a la semana es habitual que coma por lo menos una vez.

– Las réplicas de los platos de plástico en Tokyo, ¡todo un clásico!, ¿cómo se me ha podido olvidar esta? (gracias Noemi!). En las entradas de muchos restaurantes, ojo que no todos, hay réplicas de lo que te sirven hecho de plástico, está tan bien hecho que da hasta hambre. A los extranjeros nos viene de perlas para pedir sin saber japonés. Estas réplicas, por cierto, las puede comprar cualquiera en calles como la Kapabashi dori de Asakusa, pero valen un dineral…

– En las estaciones grandes de Tokyo como Shinjuku, Shibuya, Ikebukuro, Albacete, Lorca o Aranguren existe el “depachika”, normalmente una planta por debajo de la estación donde suele haber un supermercado, muchas tiendas de comida ya preparada para llevar y todo tipo de tenderetes de postres. Al final del día hay auténticos chollos, si vas cerca de las ocho que es cuando suelen cerrar, lo que queda está muy rebajado de precio. De la misma manera, las dos últimas plantas de estos edificios están llenas de restaurantes, normalmente una planta es de precios asequibles (unos 1000 yenes el menú), y la de encima restaurantes más sofisticados y elegantes como lo somos nosotros por dentro aunque lo enseñemos poco.

– La bebida más consumida en Japón, que he contado yo a los bebedores uno por uno, es la cerveza. Hay cinco marcas principales: Asahi, Kirin, Ebisu, Sapporo, Suntory y luego está la Otaru de Hokkaido y la Orion de Okinawa. Normalmente la copla empieza con dos o tres cervezas en jarra para pasar a nihonshu u otros licores más fuertes.

– Existe un tipo de cerveza llamado “happoshu” que contiene menos malta con lo que el sabor es más suave. Recientemente también existe el “Shin Janru” o “New Genre” que son cervezas directamente sin malta. Ojo al asunto: el gobierno cobra impuestos dependiendo de la cantidad de malta de las bebidas, como estas cervezas tienen poco o no tienen, son mucho más baratas.

– En invierno es muy popular el “atsukan”, que no es una marca de sake japonés como he leido por ahí (señor, dame pacienciaaaa y quítame biliiiiiis), sino el nombre que se le pone a beberse el nihonshu caliente. Lo suyo es que te lo calienten metiendo la botella en agua hirviendo al estilo baño María, pero también lo suelen hacer en el microondas. Hay dos razones, la primera es obvia: calentarse uno por dentro, y la segunda es para que sea tolerable beberse un sake malo… Por cierto, es peligrosísimo, uno se cree que está bebiendo té o algo así y te entra genial, pero te pillas unas peonzas importantes sin quererlo! wooooooo

– La comida japonesa a parte de ser más sana que una manzana, tiene un montón de platos típicos que degustar. Aunque existen restaurantes específicos de sushi o de ramen, en un izakaya es habitual que haya de todo, así que yo recomendaría ir a uno si se quiere probar un poco de todo. Por supuesto, un buen restaurante de sushi no tendrá rival izakayense. Cadenas típicas de izakaya son: Doma-doma, Ooto-ya (gracias German!) Watami, Hibiki, Ginza Lion aunque luego hay mil millones de ellos llevados por familias. Molan todos.

Por cierto “Izakaya” yo pensaba que significaba literalmente “sentarse en un bar”, pero aquí va una explicación mucho mejor del término y del origen (gracias Ramón!!):

“Sakaya” es tienda de licores. Se compone de “sake” (sake o bebida alcohólica en general) y “ya” (tienda). La “i” inicial es la raiz de “iru” (el verbo estar). Así que, literalmente, “izakaya” es tienda de licores de las de estar, como opuesto a las sakaya normales en las que no te quedas, sino que te llevas el morapio para degustarlo en la intimidad de tu casa.

Dicen que se inventaron en la época Edo. Antes no había. Por lo visto, a alguno se le ocurrió comprar sake y bebérselo allí mismo, porque tenía mucho mono o porque no quería que se enterara la parienta. El vinatero vió oportunidad de negocio, empezó a vender también algún pincho…

– Hay unos cuantos tipos de tés japoneses, sólo verdes tenemos: Matcha, Kokeicha, Sencha, Bancha, Gyokuro (el más caro, cultivado a la sombra), Genmaicha (mezclado con arroz inflado)… luego están el Hojicha, el Kukicha, el Mugicha… el blog de Jordi Hurtado tiene posts de todos los tipos, echadle un ojo.

– En las máquinas de bebidas hay incluso hasta botellas con mezclas de cuatro o cinco distintos. El Hojicha apenas tiene cafeína así que suele ser el más consumido por niños. Akira me contó además que su mujer cuando estaba embarazada sólo bebía de este. En los campamentos de verano de Karate al acabar los entrenamientos, nos dan Hojicha en vez de agua.

– Una curiosidad: la ceremonia del té es una actividad extraescolar más, tengo amigos que “lo dieron” en su día, aunque luego no siguieron con ello.

– La peña hace un ruido, digamos, poco grácil, cuando come fideos, es costumbre y no es de mala educación así que no os quedéis mirando con cara de ñús, esto es así y a la que os queráis dar cuenta, estareis vosotros haciendo el mismo sonido acuofestivo o peor. Es cultura: nosotros tenemos el unte, y ellos tienen el sorbe. Multiculturemosnos, amigos!

– Algunos platos japoneses típicos son: Domburi, Okonomiyaki, Curry, Ramen, Sushi, Sashimi, Gyoza, Sopica Miso, Tofu rico, Gyudon, Yakitori, Soba, Nabe, Natto, Tempura… buff ni sé, paro ya, pero todos cojonudos. Aquí ahí algunas descripciones y fotos.

– Tipos de bebidas japonesas tenemos la omnipresente cerveza, el nihonshu, el umeshu o licor de ciruela, el shochu de entre 20 y 30 gradicos de la risa, el whisky japonés y el awamori de Okinawa que dice Santi que se pilló un moco bueno con él (gracias Santi!). Después también todo tipo de licores con sabor a frutas llamados Chuhai que beben las chicas y los faltos de virilidad.

– Hay máquinas que te venden cerveza y sake en la calle, pero muuuuy pocas, menos de las que quisiera el lorco. Curiosamente, no inflan los precios.

– Cuando se bebe alcohol, lo normal es servir siempre a los compañeros y nunca servirse uno mismo. Al principio se te hace raro, pero te acostumbras a que te llenen el vaso y llenas tu el de los demás sin darte cuenta. Cuando te están llenando el vaso lo suyo es que lo cojas con la mano y lo inclines debajo de la botella, no que simplemente te quedes mirando. También es de mala educación beber antes del brindis inicial o Kampai. Ojo! no decir “chinchin” que significa rabo!

– Existe el paraíso y se llama nomihodai, mayormente barra libre durante un tiempo limitado. Tu pagas sobre 3000 yenes y puedes beber lo que quieras durante dos horas o por ahí. San Pedro y el Papa, además, miran para otro lado. El camarero te avisa cuando es el “last order” en el que el hombre suele tener que venir con dos o tres bebidas para cada uno, trivializando mucho los conceptos “último pedido” y “límite de tiempo”.

– La otra variante es el tabehodai, todo lo que puedas comer durante un tiempo determinado. Esto es habitual en restaurantes de shabu shabu o yakiniku donde te cocinas tu el tinglao en una cazuela o en una plancha, pero puedes ir pidiendo más y más carnaca según te la vayas zampando. A veces se combina y a veces no con el puto anterior, en cualquier caso es recomendable posponer el análisis médico por lo menos una semana, si tocase por esas fechas. Eso sí, hay sitios donde si no te comes todo lo que has pedido, te hacen pagar una penalización, más que nada para no pedir demasiado a lo loco.

– Lo de las formas a la hora de comer no debería obsesionar a nadie, insisto una vez más en que aquí la peña es bastante normal. Pero no está de mar saber que normalmente no se pide un plato principal para cada uno, sino que se comparte lo que se pide y que si estás con gente desconocida, lo suyo es que le des la vuelta a los palillos y cojas lo que te vayas a comer con la parte que no te has metido ya a la boca. Pero vamos, si no lo haces es igual, no te van a quitar el visado y fijo que no le importará a nadie, lo que realmente importa es disfrutar de la comida y de la compañía!!

いーたーだきまーす~!
:cocinicas:

– Antes de comer se dice el “itadakimasu” y al salir del restaurante se dice el “gochisosama”. Lo primero sería “que me aproveche y me haga grande y fuerte” y lo segundo “taba tó mu bueno, señor”.

:ungusto:

– En San Valentín no se regalan bufandas, sino chocolate y sólo la chica al chico. Después toca devolverlo un mes después en teoría con creces en lo que se llama “White Day” que lo mismo sale nublao y no paramos de equivocarnos. Lo del girichoco y toda la gaita esa la dejamos pa los blogs aburridos, yo siempre que he regalao ha sido a gente majísima y porque me ha dao la gana.

– Ojo a una rápida búsqueda de restaurantes de Ramen en Tokyo en Google Maps. Seguramente faltarán la mitad.

– Tanto en épocas de hanamis como de hanabis, muchas tiendas de los alrededores, incluyendo combinis, supermercados y restaurantes, ponen puestos en la calle con tapers ya preparados de todo tipo de comida y millones de latas de cerveza sumergida en bañeras con hielo. Aquí mira si, aquí los precios se hinchan un huevo. Una buena sería hacer tortillas y pan y venderlas… mira mira, ahí ahí va a estar la clave pa dejar de rascar teclas!

– En los supermercados de aquí se encuentra prácticamente de todo, raro es lo que no haya en uno u otro lado, así que entre eso y los alijos que llegan de las Hispanias, nos montamos algún que otro sarao pa quitar morriña…


Hasta aquí el post y otia, ¡¡la semana!!.

Y como siempre, todo lo que se me haya pasao o las mentiras que me hayais cazao, me lo contáis y edito – corto – pego – doy gotelé!

:gambi:
Buen finde!