El blog sobre Japón de un tío que SI está en Japón!!

lunes,11 enero 2010           

La ceremonia de año nuevo

El día 9, si tenéis tiempo -empezó a decir Yagi sensei, mi profesora de la ceremonia del té desde hace algo más de un año- vamos a ofrecer una ceremonia especial de año nuevo en el hotel Royal Palace de Suitengu…

Michiko y yo nos miramos a los ojos, como siempre que nos invita a alguno de éstos eventos. No es que no queramos ir, sino que están a otro nivel: son demasiado caros para lo que nosotros pretendemos en este mundo del té en polvo y las reverencias. Pero ella insiste, y los tres sabemos que es porque yo soy extranjero y lo que de verdad quiere es presentarme, exhibirme, a su profesora. He de reconocer que me halaga, aun con cierta sensación de animal de zoológico, que se sienta orgullosa por mi, de que esté enseñando eso tan suyo a alguien tan poco de aquí.

Si, ¿porqué no? -empezamos a decir, como casi siempre.

Entonces es cuando ella habla sin parar de lo especial que va a ser, de los kimonos y los utensilios, del lujo del lugar… del precio… momento en el que Michiko y yo empezamos con el otro ritual, el de poner caras y declinar la invitación de la manera más educada y formal posible.

-08614.jpg

Pero éste no parece ser el caso, por lo visto la ceremonia del sábado va a costar sólo 3000 yenes, que son 97.000 menos que el examen que se empeñó que hiciésemos para un diploma que nos íbamos a sacar en un templo de Kyoto. Y es que el mundo de la ceremonia del té es caro si se toma en serio, muy caro. Pero para Michiko y para mí sólo es un hobby de después del trabajo que nos permite compartir un poco de tiempo a la vez que aprendemos algo, más por curiosidad que por pasión. No nos hacen falta diplomas firmados por monjes de Kyoto, ni kimonos de cien mil yenes… nos conformamos con un par de tés hechos con más cariño que maña y bien contentos que volvemos a casa con la lección un poco mejor aprendida, calambres en las piernas y algún que otro amorío cotilleado.

-08615.jpg

Ésta vez tocaba un hotel de cinco estrellas en pleno centro de Tokyo, que cuenta con un jardín japonés exterior en la quinta planta con su casa de té, de las de verdad, justo al lado del estanque de las carpas. Pero hay que ir bien vestido: las señoras con kimono y los señores o con kimono o con traje. Michiko no tiene kimono y no le interesa alquilar uno sólo para esto, pero yo tengo traje y curiosidad, así que allí me presento el sábado con el mismo que usé para la entrevista de la NHK y para alguna que otra boda.

-0795.jpg

El lujo del hotel me abruma, es increíblemente espacioso, con mil y un detalles aquí y allá, casi el mismo número que empleados que saludan con una sonrisa a ese pueblerino venido a más que pasea altanero pretendiendo ser un poco de ése mundo con su camisa blanca y su traje negro, que es el único que tiene desde hace años, pero que ellos no tienen porque saber.

-0794.jpg

Finalmente aparece la Yagi sensei más radiante que he visto nunca dando pasos condenados a ser de poco más de 30 centímetros debido a un kimono increíblemente bello por lo discreto de sus detalles. Me está llamando por el móvil, lo que hace que el momento sea un poco menos Edo y un poco más Tokyo, pero yo me presento delante de ella antes del tercer tono.

Está radiante, de verdad que lo está. Y leo en sus pequeños ojos sutilmente maquillados que se alegra de que, por fin, haya aceptado una de sus invitaciones… si fuésemos de mi misma nacionalidad, allí habría cuadrado un abrazo. En vez de eso, nos saludamos sin tocarnos, aunque un escalofrío de cariño se me asienta en el pecho por debajo de la corbata negra de Zara comprada más de cinco años antes en Bilbao para alguna entrevista de trabajo.

Ya en la quinta planta, aparecen señoras de muchos, muchos años vestidas con kimonos a cada cual más precioso, que me miran con cierto desdén hasta que soy presentado:

Se llama Oskar, es mi alumno desde hace un año y de verdad que lo hace muy bien. Le gusta mucho Japón, hace Karate también desde pequeño y habla muy bien japonés -repite Yagi sensei una y otra vez

Todavía tengo mucho que aprender -repito yo entre reverencias y el japonés más educado que me sé- encantado de conocerles

Es todo tan japonés, tan cortés, tan formal que sólo alcanzo a mirar al suelo con las manos entrelazadas a la altura de la cintura invitando a que no se me hable demasiado en ese keigo de las películas de samurais que tan poco entiendo.

-08638.jpg

Yagi sensei sigue presentándome a más gente, se la ve realmente orgullosa de que yo esté allí y pienso que ya ha merecido la pena haber ido porque el trago que estoy pasando no es nada comparado con el brillo que tienen sus ojos en ese momento. Así que sigo haciendo reverencias a señoras muy mayores que sonríen y desconfían a partes, gracias a Dios, desiguales.

Llega el momento de entrar a la casa de té. La más joven de las señoras, que en la mayoría de contextos podría ser perfectamente el caso contrario, asume el papel de guía porque habla un poco inglés, pero ella no sabe que yo ésto ya me lo sé. Aún así parece disfrutar con ello, así que le dejo reenseñarme modales hace tiempo aprendidos justo hasta el instante en que mi profesora también aparece en la sala y por respeto a ella dejo de dejarme enseñar por otra y actúo por mí mismo, para ella, para que los demás vean que el extranjero de traje negro y ojos inocentes sabe lo que se hace en un mundo que no es el suyo. Entonces me alaban y a mi profesora se le hincha el pecho, que al final es de lo que se trataba mientras yo exagero vergüenza y falseo modestia.

IMG_0800.JPG

Las dos ceremonias de té más formales que he visto, y quizás veré, en mi vida se representan delante de mi. Allí todo es seriedad, todo está medido al milímetro bajo la omnipresente, aunque menuda figura de la profesora de profesoras que corrige movimientos con una mirada inquisitoria únicamente permisiva con los malos modales de los invitados. Yagi sensei comete fallos prácticamente invisibles por los que pide perdón con reverencias a una señora de pasados los ochenta años que cuesta imaginar incluso con una mueca de sonrisa.

Cuando acabo mi sorbo del cuenco y lo paso al siguiente invitado con movimientos ya resabiados, Yagi sensei esboza una sonrisa cómplice desde su puesto de mando, al lado de agua que casi hierve, utensilios de oro y bambú y latidos sosegados de templanza.

Antes de irte, saluda por favor a mi profesora si no te importa y tienes tiempo -me pide, casi suplica, sin saber que yo estoy allí para ella, para lo que me diga que haga porque así saldo, un poco, la cuenta que se desnivela cada vez más con cada detalle de cada martes.

Perdón por interrumpirle en un mal momento -recito en un japonés formal aprendido de Michiko sabiendo que causará buena impresión- muchas gracias por dejarme asistir a la ceremonia, me ha parecido realmente precioso -digo mientras arqueo la espalda y fijo mis ojos en el suelo durante dos o tres segundos. La reverencia es obligada, pero sirve para reafirmar mis palabras, que si que son de verdad.

Muchas gracias por asistir, ha sido todo un honor tener a un extranjero entre nosotros y por favor continúe estudiando, no lo deje jamás -alcanzo a entender de un japonés casi poético recitado por una señora que se olvidó de sonreír.

Y mientras bajo en un ascensor más grande que mi cuarto de baño al lado de una pareja de coreanos vestidos de gala, pienso que no estaría mal eso de ser rico… justo justo hasta que la pareja se baja, y entonces yo me vuelvo para mirarme en el espejo y me hago tanta gracia con ese traje tan impersonal y esos zapatos un número grandes que se me pasan los aires de grandeza con una carcajada.

Ya en el metro veo que tengo la yema del dedo índice manchada de verde, y de repente me pongo muy serio y me emociono pensando en lo sucedido. Me doy cuenta que nadie, más que yo mismo, podrá quitarme nunca de las neuronas que acabo de vivir junto a sólo cuatro invitados más, una ceremonia de té especial de año nuevo en uno de los lugares más lujosos de Japón.

Y que encima sabía lo que me hacía bastante mejor que los otros invitados, aunque, afortunadamente, siga sin ser lo mío eso de la corbata y los zapatos.

-08643.jpg

«« Año 2009 Countdown in Zojoji »»


54 Ikucomentarios
¡¡¡Gustico blogueril!!!

  1. susonauta dice:

    Muy buena entrada, me dejas con buen sabor de boca.

  2. Nuria dice:

    Una muy buena experiencia para tener en el recuerdo ;)
    Besos**

  3. Me ha encantado el relato, como los que nos tienes acostumbrados. Casi me he imaginado hasta yo mismo en tu piel durante la ceremonia y todo lo que veías a tu alrededor, sin duda ha tenido que ser muy buena experiencia además de un privilegio.

    Como decía la señora que no sonreía: “no lo dejes nunca” y a seguir aprendiendo poquito a poco.

    Un saludo!

    • Tío Tosca dice:

      Gracias señor!!
      Hmm, por de pronto ayer que hacía mu malo ya cancelamos la clase, y eso que yo tenía ganas de comentar la jugada del sábado con la profe con calma…

      Pero vamos, mientras nos siga cobrando poquito y mientras siga aquí, seguiremos aprendiendo!

      Abrazacooo!

  4. quicoto dice:

    menuda experiencia, de las que no se olvidan. Creo que fue un choque para ellos ver a un extranjero allí y creo que les hiciste bien :)

    • Tío Tosca dice:

      Algunos ya me esperaban porque la profesora les había hablado de mí, pero aún así si que creo que les pilló un poco de sopetón…

      Fue curioso curioso, aunque pasé bastante vergüenza, esto es así!

  5. T.M. dice:

    En algunos momentos de tu relato parece como que no te entusiasmaba la idea de ir al hotel, pero parece que al final valió la pena.
    A mí me ha encantado acompañarte gracias a tu relato ( que ha saber cuando vuelvo a un hotel de cinco estrellas y con un jardín :P ).
    Bonita experiencia la tuya y muy bien escrita.

    Gracias por compartirla.

    Un ikubeso.

    • Tío Tosca dice:

      No me entusiasmaba, no… eso de tener que ir a que me exhiban no me hacía mucha gracia, y la verdad es que pasé bastante vergüenza con todo el mundo ahí en plan “¿quién es este tío?”.

      Pero al final mereció muchísimo muchísimo la pena. Iría otra vez (por el mismo precio, claro…)

      Besos!

  6. Totoro dice:

    Etereo y sutil…. como la misma ceremonia del te.
    La misma cadencia y sobre todo, la misma sensacion de humildad que siempre trasmites en estos post. Muy bueno, si Señor!
    Gracias por compartirlo.
    (Pd. jopetas.. que serio me ha quedado esto… es que todavia tengo el cerebro mitad congelado y mitad dormido.. uff.uff.)

  7. nora dice:

    Hoy hace mucho frío, por eso un abraOso :)
    :ikugracias:

  8. memoriadepez dice:

    Buen relato, si señor.

    Bien transmitido y sobre todo una experiencia más, al parecer imprescindible. Sigue narrando así.

    Un abrazo

    • Tío Tosca dice:

      Muchas gracias!!!!!

      Otra experiencia más, si señor… por aquí dentro me la guardo…

      abrazacooo!

  9. Toxo dice:

    Dioses…. aún tengo la piel de gallina.
    HAs conseguido que esté en esa ceremonia ….

    • Tío Tosca dice:

      Gracias!!!!
      La verdad es que me salieron como cinco párrafos más, pero era demasiado largo… los dejaré para el libro, supongo.

  10. V dice:

    Una experiencia única. Me alegro de que al final decidieras ir :oops:
    Muy bello con tu traje ¡¡lo que se ve!! jajajaja que te hiciste la foto todo tapadinooo

    • Tío Tosca dice:

      Es verdad, en esa foto poca historia se ve… si me veo en otra, que no se yo, ya me saco encorbatao! prometido!!

  11. cristomc dice:

    Que gran relato…Y gran experiencia. Aunque me quedo con la frase:
    :comillo: …aun con cierta sensación de animal de zoológico… :comillo: :P
    No creo que sea para tanto, aunque supongo que tu profesora debe sentirse muy orgullosa de tenerte como alumno…

    …Quizas lo que mas me llama la atencion es el exeso de formalidad de la maestra de maestras en la ceremonia del té… no se, creo que demasiada seriedad me pondría de los nervios!!
    Saludos!

    • Tío Tosca dice:

      Al final eso era lo que quería la profesora, fardar de que estaba enseñando a un extranjero, así que reafirmo la frase que has citado porque sí que me sentía así.

      Y de acuerdo contigo, la maestra de maestras pone nervioso hasta al papa dando misa, no te digo más… que siesa era la mujer!!

      Saludacoooos!!!
      :ikugracias:

  12. Luis dice:

    Tio, te llevo leyendo desde hace más de dos años desde el feed y nunca te he escrito porque no tengo demasiado tiempo(si, es una escusa barata, pero la mayoría de las veces es cierto :) ), pero después de leer esta entrada he considerado un deber moral darte la enhorabuena. Sonará un poco pelota, pero pocos blogs hacen meterme en la piel de otra persona como lo hace éste, ¡Tienes talento para el relato!

    Saludos y un abrazo desde Sevilla

    • Tío Tosca dice:

      Pues muchas gracias Luis por tomarte un ratico para dejarme este comentario… qué ilu!!

      gracias señor!

  13. Javichu dice:

    Una experiencia más que añadir a la larguísima lista que ya tienes. Además, hacer féliz a tu sensei y que encima esté orgullosa de ti no tiene precio. Un abrazo

    • Tío Tosca dice:

      Si, la verdad es que tengo ganas de ver a la profe otra vez para comentar la jugada con más calma… ayer hizo muy malo y decidimos cancelar la clase, a ver el martes que viene!

      Un abrazo!

  14. Danikaze dice:

    Genial la entrada, y como dicen, una experiencia unica que has vivido y nadie te va a quitar ;)

    Se consciente de todo lo que estas viviendo, porque tienes una suerte inmensa de tener todas estas oportunidades de situaciones “raras”, por asi decirlo :D

  15. Javijaen dice:

    Enhorabuena! Sobre todo por hacer quedar a tu sensei bien.
    Habría que verla llegando a casa con una sonrisa de oreja a oreja.
    Eres un buen hombre Tio Tosca!! :ungusto:

    • Tío Tosca dice:

      Lo mismo lié alguna parda que no le gustó y fue lo contrario… aunque yo creo que no!

      Gracias!

  16. Dat dice:

    Qué arte tienes, Oskar!! Enhorabuena una vez más, por contarnos esas experiencias tan flipantes de las que nos haces partícipes.. Todo :ungusto: Señor!!
    Un besazo :gustico:

  17. Sokaku dice:

    Chatuno!! dejando el pabellón bien alto como siempre. Que bonita experiencia viviste!!!.
    Por cierto entre tu y yo, no te daría por ir haciendo contactos para lo de hosto!! no? jajajajajajajaja :vainas: :vainas: :vainas: Ti ti ti ti ti ti ti :peneke:
    Arreboire!!!

    • Tío Tosca dice:

      Pos habrá que ir mirando alternativas, si, porque esto de las teclas no me garantiza mucho visado que digamos….

      ikujosto!!!!!!

      tiritritritriiiii
      :gustico: :gustico:

  18. Sol dice:

    ¿Qué hotel era?, tal y como lo describes parece impresionante. Enhorabuena por la experiencia, me da envidia cochina. :kiss:

  19. Doctor Alban dice:

    Le he recitado a mi mujer tu entrada (porque ella está dándole el bibi al retoño -el pequeño Elessar-) y ha dicho:

    – Ese ya no se vuelve para acá.

    • Tío Tosca dice:

      Jajaja, jodé, qué moral para leerle toda la entrada que menuda chapa que es!

      Hmm, la verdad es que ganas de volver no tengo….

  20. Jonathan dice:

    ¿has probado a vestite con kimono?

    ¿Y pasear por el centro de la ciudad en kimono (aunque sea arquilado)?

    ¿has pensado ligarte a una mujer millonaria?

  21. JT dice:

    Que bonita experiencia :P
    Un saludote

  22. Migs dice:

    La verdad es que la ceremonia de té a la que asistí fue uno de los mejores momentos asi que imagino que ésta experiencia tuvo que ser de las que se marcan con fuego en la memoria.

    Saludos!!

    • Tío Tosca dice:

      Hombre!!!

      ¿cómo va la cosa, señor?

      Pues si… supongo que si no hubiese tenido ni idea habría sido distinta la cosa, pero al saber de qué iba el asunto, me fijé mucho más en los detalles.

      Moló mucho!

      Un abrazacoooo

  23. Mircia dice:

    creo que te lo dije en algun momento, o solo lo pense al leer lo que escribes, pero eres una persona demasiado linda…

    un abrazo

    PD: fumitoshi kanazawa y murakami sensei estan aqui en chile haciendo un seminariooo! son muy amables los dos

    • Tío Tosca dice:

      Buff, que va Mircia, pero gracias!

      Ya te he escrito al email, pero también te lo digo por aquí: saluda a Kanazawa sensei y Murakami sensei de mi parte!! seguro que se sorprenden!!

      Un abrazooooo

  24. RakiO91 dice:

    Sólo decirte que por la forma tan sencilla, poética y personal con la que has escrito el artículo, yo también me he emcionado.
    Esta es la primera vez que entro en tu blog, pero la impresión que me ha dado es, sin duda alguna, genial ;)

  25. neki dice:

    Que sincero eres.
    Esta historia, no se como decirlo, deja un bonito sabor de boca, un bonito recuerdo o sensación, no se como explicarlo. Sera que la primera vez que quedamos fue para la ceremonia del té y mientras iba leyendo la historia me estaba acordando de ella.
    Quizás no fue tan seria como esta porque eramos muchos y recuerdo ver sonreír a Yagi sensei y reírse cuando contábamos todos los sitios donde habíamos viajado. No solo ella sonría, sino que todos lo pasamos muy bien y lo tenemos como uno de los recuerdos más bonitos de Japón.
    A mi las cosas tan pausadas no me suelen gustar porque soy una persona bastante(más bien muy) impaciente. Pero recuerdo que pasó casi una hora sin darnos cuenta, todos en silencio y fijándonos en todos los detalles, incluso sin saber que era importante y que no. Yo una hora callado y sin decir nada? eso no se lo cree nadie. Pensándolo ahora, yo creo que nunca he estado con menos preocupaciones en la cabeza como aquel rato.
    Dales un saludo de mi parte Yagi sensei, Michiko y a tu compañera y las gracias por aquel día. Disfrutamos de verdad.

    • Tío Tosca dice:

      Gracias señor!
      Pues me alegro que te gustase, además es que vosotros os portásteis bien no como el Jorge y los otros que no callaron en todo el rato, que anda que ir a ver una ceremonia del té y estar allí como en un bar…

      Les saludaré de tu parte, a ver si se acuerdan de ti.

      :ikugracias:

  26. Madness dice:

    Que bonito tubo que ser y que nervios no?

  27. Allur dice:

    Estas hecho todo un “maestro del té”
    :) :cocinicas: :ungusto:

  28. Sirius dice:

    Me he emocionado. Sí señor. Puedes estar realmente orgulloso de tí, de japón, y de las experiencias que has vivido allí. Realmente te envidio, te envidio y admiro.

    Eres un tio grande Tosca ;) Sigue así, y sigue escribiendo como lo haces. Me encanta *0*

  • […] Durante la ceremonia, la profesora es especialmente estricta con ella, y ella pide perdón constantemente a pesar de hacerlo con gestos exquisitos, al menos a mis ojos. […]







  • :cuner: :ikukeke: :ikurruku: :ikukuko: :ikurruke: :ikukin:
    :parriba :ungusto: :D ;) :yahaaa: :bailongo: :felicianer: :desquiciao: :gusteresque: :descojoner: :vainas: :amosahi: :P :( :oops: :pirata: :kiss: :feliciano: :pabajo :menfadao: :asi-no: :fliper: :flipader: :cry: :malico: :ikullorer: :pirao: :espabilacopon: :otiaya: :palizero: :ostiejas: :nunchakero: :vergonzer: :siono: :romeo: :secretico: :posna: :gambiters: :coleguicas: :comillo: :sobader: :olakease: :cocinicas: :arrozico:
    :pelao: :flipanderer: :rascatecler: :gambi: :ahivalaotia: :peneke: :gustico: :pliebre: :copon: :gatostiable: :ikugracias: :bythesegao: :regulero: :ojetepalinvierno: :porsaquil: :censurer: :goku: :viejuno: :cebolleter: :triki: :ikufantasma: :estudier: :chiqui: